Competición
  • Clasificación Eurocopa

GOLF | US OPEN

Arnaus: "El campo del US Open lo conozco de la PlayStation"

Adri Arnaus será el 65º golfista español que debuta en un major. En su primer año con tarjeta del European Tour, se ha clasificado en una previa para el US Open.

Entrevista con Adria Arnaus antes del US Open.
Getty Images

Los acantilados californianos de Monterrey verán este jueves a Adriá Arnaus convertirse en el 65° golfista español que juega uno de los cuatro grandes torneos del golf. En su primer año con tarjeta del European Tour, el barcelonés, de 24 años, debutará en Pebble Beach en el US Open, considerado el más duro de todos los majors y, junto al PGA, uno de los dos que no ha conseguido conquistar jamás un español. Clasificado a través de una previa disputada en Walton Heath (Inglaterra), antes de afrontar el reto Arnaus charló con As y aseguró tener "ganas de todo". "El campo lo preparan exigente y es algo que me apetece ver. Todo el mundo habla de ello. Experimentarlo en persona será muy chulo".

En la aventura le acompañarán Jon Rahm, Sergio García y Rafa Cabrera Bello, sobre el campo, y Nacho Garrido cubriéndole las espaldas como asesor. Jugador Ryder en Valderrama 1997 y doble ganador en el European Tour, su mentor sabe lo que es jugar un US Open y "será un apoyo muy valioso", reconoce Arnaus. Con él y con su nuevo caddie, Job Sungrayes, acordó ir a muerte en la previa y le funcionó: entró octavo y había 14 plazas. Por eso, piensa mantener esa estrategia en Pebble Beach, el famoso campo público que acoge su sexto US Open. "¿Si lo conozco? Claro, de la PlayStation", cuenta entre risas. "Y no es tontería, porque me lo sé de memoria gracias a eso. Es un campo muy mítico, con hoyos muy emblemáticos. Cuando jugaba en la universidad allí (estuvo de 2012 a 2016 en la de Texas A&M, recorriendo el mismo camino que Rahm en su día y ahora Alejandro Del Rey) mi equipo se clasificó para un torneo, no pude jugar y me dio mucha rabia. Se ha hecho esperar y por eso tengo muchas ganas de jugarlo".

Adri apunta a ser la próxima gran sensación del golf español y se lo cree. No importa que un bache de cinco cortes fallados en los seis últimos torneos haya empañado un buen estreno (estuvo a punto de ganar en Kenia) en su año de novato en el circuito europeo. Accedió gracias a un temporadón en el Challenge con broche de oro en forma de triunfo en la final de Ras Al Kaimah. "Si no jugara yo pondría a otro. Pero jugando me pongo a mí de favorito", suelta antes de pedir foco en Pebble Beach: "No sé decirle un nombre con el que querría jugar el fin de semana. Sólo sé que quiero que sea alguien importante, que lleve público y me de sensaciones nuevas. Va a ser una semana bonita". De momento, empezará los dos primeros días con el francés Clement Sordet y el estadounidense Tom Hodge. "Sería increíble", asegura sobre la posibilidad de jugar alguna ronda con un Tiger Woods a cuya resurrección en el Masters de Augusta concede "un mérito enorme".

Y tampoco se corta con el objetivo: "Voy a hacer un buen papel, a jugar buen golf. Un top-10 estaría bien". En su cabeza, el objetivo de "cruzar el charco" en algún momento y hacer carrera en el más mediático y rentable PGA Tour estadounidense. Su segunda reválida, tras jugar el Mayakoba Classic a principios de temporada, arranca este jueves.