GOLF | THE PLAYERS

Triunfo de clase de McIlroy en un mal día de Jon Rahm

Triunfo de clase de McIlroy en un mal día de Jon Rahm

Gregory Shamus

AFP

El norirlandés se apuntó la victoria (-16) tras dominar Sawgrass. Mal día de Rahm, que tras salir líder firmó una tarjeta de 76 golpes que le dejó sin opciones.

No fue el día de Jon Rahm y lo pagó en un campo tan exigente como Sawgrass, la sede de The Players. El de Barrika afrontó la última jornada en cabeza, con un golpe de ventaja para apuntarse este torneo de Florida denominado como el quinto major, pero en un desapacible día, con mucho viento y algunas gotas, el vasco, salvo destellos, nunca estuvo cómodo. El que sí brilló fue el norirlandés Rory McIlroy, que exhibió su clase para ir de menos a más y apuntarse el 15º torneo de su carrera (-16) .

En el caso de Rahm, pronto se dio cuenta de que sería un día difícil: acumuló tres bogeys en los primeros cuatro hoyos. El que sí supo leer bien la situación fue el veterano Jim Furyk, que a sus 48 años cerró una actuación magnífica e incluso se fue a casa club como líder (-15), a falta de unos pocos jugadores por terminar, y en posición de convertirse en el ganador más veterano de la historia de The Players. O Jonathan Vegas, después de que el venezolano dejara uno de los golpes del torneo con un putt en el 17 desde 21 metros que le aupó a la tercera plaza final (-14). 

McIlroy, con el trofeo.

Rahm, al que dos birdies en el sexto y en el octavo le habían devuelto a la pelea, no estuvo descartado hasta el final. Incluso se recuperó de un bogey en el 11 después de que arriesgase desde el búnker (un golpe que pareció desaconsejarle su caddie) y mandase la bola al agua. Era un día para templar nervios, sin embargo otro bogey en el 15 y mandar la bola al agua en la famosa ‘isla verde’ del hoyo 17 le acabó por tumbar (fue 12º con -11... tras 76 golpes ayer). Sergio García, único español que ha conquistado este torneo (2008), fue 22º (-8).

Ya por entonces, McIlroy tenía el título a tiro. También se había tenido que recuperar de un doble bogey en el 4, pero desde entonces logró sumar seis birdies y tan solo dos bogeys para certificar su gran estado de forma. En lo que se lleva de 2019, ha acabado en el top-10 en los seis torneos disputados... pero hasta ayer no había rematado. “Esa experiencia me ayudó”, confirmó cuando al fin pudo alzarse, un año después de su victoria en el Arnold Palmer 2018, con un título que le hará embolsarse el mayor premio conocido por un solo torneo: dos millones de euros.