Competición
  • Clasificación Eurocopa

BOXEO

Porter retiene su corona con polémica ante Ugas

Crónica del Shawn Porter vs Yordenis Ugas: WBC del peso welter.

El estadounidense venció por decisión dividida (116-112, 111-117 y 115-113) al cubano para continuar como campeón WBC del peso welter. El público abucheó las cartulinas.

Cuando el árbitro toma las manos de los púgiles para escuchar el veredicto, las caras de los boxeadores dicen mucho. En Carson (California) Shawn Porter tenía rostro de vencido y Yordenis Ugas de vencedor, pero fue al revés para los jueces. El estadounidense ganó por decisión dividida (116-112, 111-117 y 115-113) al cubano para continuar como campeón Mundial WBC del peso welter. Un resultado abucheado por el público y que dejó perplejos a ambos contendientes. Ugas mereció mejor suerte en una pelea difícil de valorar, pero la sensación general fue ver al aspirante mejor.

El fin de semana ya había empezado mal para Porter, que dio algo más de 800 gramos en la báscula por encima del límite de la división y tuvo que hasta cortarse parte de su pelo para poder cumplir. Lo hizo y retuvo el título, primer match ball salvado. Lo festejó como si el combate ya estuviese en su mano, pero lo cierto es que después tuvo que sufrir. El campeón, eso sí, salió muy bien en los dos primeros asaltos. Tenía menor envergadura, pero entraba rápido y con criterio, lo que complicaba a Ugas, que reaccionó desde el tercer asalto y en el siguiente lo evidenció. Consiguió frenar la movilidad del campeón y comenzaron a cruzar manos, con mucho peligro. Porter lanzaba más, pero la precisón estaba del lado del cubano.

El resto de los asaltos siguieron una línea similar. Porter se movía menos que al principio, aunque entraba en distancia con gran maestría. Cuando había menos movilidad se producían más intercambios y ahí siempre parecía más certero el aspirante, salvo para los jueces ,que determinaron que el mejor fue Porter. Fue cerrado el duelo. La percepción, clave, aunque las manos más claras siempre caían para el aspirante... o eso le pareció al público, que abucheó la decisión y aplaudió al perdedor. Mientras Porter disfrutaba. En dos ocasiones durante el fin de semana pensó que se quedaba sin título, pero no fue así. Sigue vistiendo de verde y oro.