UFC

Curtis Blaydes mide la reacción de Ngannou en China

Previa del Blaydes vs Ngannou del UFC China.

Getty Images

Ngannou pelea este sábado después de dos derrotas consecutivas. Blaydes llega con una buena racha. Ambos ya pelearon en 2016 y ganó el camerunés.

"En mi historial cuenta una derrota, pero no fue ni mía ni de los jueces. Fue el médico", así de tajante habla Curtis Blaydes de su pelea ante Francis Ngannou. Los dos se cruzaron en abril de 2016 y el estadounidense no miente. Los dos tuvieron una interesante pelea en la que el galeno de la pelea detuvo porque Blaydes tenía un ojo cerrado (por golpes). Fue justo, pero tienen cuentas pendientes y las van a resolver este sábado en el UFC China.

Ya se conocen, pero sus situaciones son muy diferentes ahora. Ngannou ha sido retador oficial al título, aunque desde ese momento está atravesando un mal momento. Stipe Miocic le anuló por completo. Se le criticó con dureza, sobre todo por su fondo físico, y tuvo la oportunidad para brillar de nuevo frente ante Derrick Lewis en julio (UFC 226). Perdió y también fue objeto de las opiniones de la gente. Después de maravillar por su pegada ha evidenciado carencias, las cuales quiere silenciar ante Blaydes.

El estadounidense, por su parte, ha ido en línea ascendente desde que se cruzó con Ngannou por primera vez. Ha ganado todo, seis peleas, aunque el resultado ante Mistead (febrero 2017) fue anulado por dar positivo en marihuana. Salvo ese tropiezo fuera del octágono, Blaydes sólo ha acumulado éxitos, venciendo por ejemplo a peleadores de la talla de Hunt o Overeem. Por esa dinámica y por el modo de lograr sus victorias (ha noqueado a dos de sus tres últimos rivales) es favorito, aunque en un duelo de tremendos pegadores todo pronóstico se puede quebrar en un momento.

Los dos basarán la pelea en el striking, buscando el fallo de su rival e intercambiando golpes. La confianza y la motivación está del lado de Blaydes, que sabe que una victoria le dejaría a las puertas del peso pesado. Por su parte, Ngannou ha tenido ciertas tiranteces con Dana White y sabe que su camino al la cima será más largo, pero la presión es real. Si pierde caerá en picado en el ranking. No puede permitírselo. Sus nervios y las ganas de revancha de Blaydes serán claves. El que mejor temple sus ansias ganará.