"También hay dos números uno en karate: Sandra y Damián"

KARATE

"También hay dos números uno en karate: Sandra y Damián"

"También hay dos números uno en karate: Sandra y Damián"

JAVIER GANDUL

DIARIO AS

Antonio Moreno (La Roda, 55 años) preside la Federación Española de Karate. En Tokio 2020 serán olímpicos. "Los dos están en las quinielas para las medallas".

El karate, literalmente “mano vacía” en japonés, promete venirse con las manos llenas de los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020. “En tenis tendrán a Rafa Nadal y Garbiñe Muguruza, pero nosotros también contamos con dos números uno de los que presumir: Sandra Sánchez y Damián Quintero. Nunca hemos tenido dos katatecas tan mediáticos”, avisa ya con tiempo Antonio Moreno Marqueño (La Roda, Albacete, 55 años), presidente de la Real Federación Española (RFEK). Para que a nadie le pille por sorpresa cuando haya que sentarse en verano ante la tele.

Y es que cuando el Comité Olímpico Internacional anunció en agosto del año pasado que skateboard, escalada, surf, béisbol y karate entraban en el programa olímpico de la cita nipona, la vida cambió para la RFEK. Y las cábalas en el Consejo Superior de Deportes y el Comité Olímpico Español apuntaron a un par de medallas más que posibles.

Damián Quintero, nacido en Buenos Aires pero criado en Torremolinos, es a sus 33 años el actual subcampeón del mundo (oro en 2014) y campeón europeo, y lleva tres años como número uno del mundo. Sandra Sánchez (Talavera de la Reina, 36 años), bronce en el Mundial 2016 y tres veces reina continental, también lleva dominando tres años el ranking mundial. Los dos en la modalidad de katas (formas). “Están en las quinielas para las medallas sí o sí. Espero que les respeten las lesiones, porque van a llegar muy bien”, explica Moreno.

En los Juegos, se repartirán seis medallas en kumite (combate) con tres pesos y otras dos en katas. “Sólo 80 deportistas de todo el mundo, por lo que lo difícil va a ser clasificarse”, apunta el albaceteño, mientras asiente su director técnico, José María de Dios.

"Sandra Sánchez y Damián Quintero están en la quiniela para las medallas"

En kumite, sobre todo, será más complicado. España fue una potencia sobre el tatami, pero ahora ha bajado su nivel. “Se centró mucho el trabajo en la élite y hubo grandes competidores como José Manuel Egea, tres veces campeón mundial que paradójicamente se hizo más famoso por su participación en 'El Juego de la Oca', Óscar Vázquez o Iván Leal, pero se descuidó la base y se acabó pagando. Ahora acabamos de celebrar el Mundial Sub-21 en Tenerife y lo hemos cerrado con 11 medallas. De ellas dos oros en katas con Xabier Pereda y Lidia Rodríguez y otro en kumite para Nadia Gómez. Lo que viene por detrás es para estar esperanzados. Se ha potenciado la cantera. El pasado fin de semana, ochocientos chicos de hasta 13 años compitieron en la Liga Nacional”, repasa el dirigente federativo, que afronta un tercer mandato.

La etiqueta de ‘olímpicos’, insisten, les ha cambiado el estatus. “Hasta el año pasado, todo era llamar a puertas para pedir. Cuando miraban por la mirilla y te veían, las cerraban”, bromea un poco Moreno. “Afortunadamente estar en el escaparate de los Juegos, se ha notado a nivel de patrocinios. Por ejemplo, contamos con Iberdrola y Loterías y Apuestas del Estado”, relatan.

La RFEK también ha entrado con fuerza en el programa de becas ADO, con seis deportistas. Entre Cristina Ferrer (-55 kg), Laura Palacio (+68), Rocío Sánchez (-50), Cristina Vizcaíno (-68), Sandra Sánchez y Damián Quintero se repartirán unos 250.000 euros este año. Judo, por ejemplo, sólo tiene tres becados, los mismos números que Taekwondo.

“Eso alivia también nuestra economía, porque la Federación ya no tiene que hacerse cargo de tantos gastos con los mejores”, se congratula Moreno, que además ha visto cómo dos de sus promesas también estarán en el Programa Podium de Telefónica, para júniors, que ingresan 1.400 euros al mes para su preparación. Los Juegos, pues, han dado un impulso.

Pero ojo, advierte Moreno, que podría ser una alegría interrumpida. “La pelea por estar en los Juegos ha durado veinte años y hay que dar gracias a Antonio Espinós (español, presidente de la Internacional), que ha sido perseverante. Pero el COI revisará el programa cada Olimpiada y el karate sólo tiene asegurado Tokio. La perspectiva, sin embargo, creemos que es buena porque después viene París 2024 y Francia es una potencia que estará interesada en mantenerlo”, relata. Japón, los galos, Turquía, Irán o Egipto son los países pujantes ahora en el panorama internacional.

También lo es España, y por eso se ha lanzado a la organización de dos eventos de primer nivel: el Mundial 2018 que se celebrará en el WiZink Center de Madrid (6-11 de noviembre) y el Europeo 2019, que tendrá lugar en el Multiusos de Guadalajara. “Dos citas que clasificarán para Tokio se celebrarán en nuestro suelo”, luce orgulloso. “Estos eventos son, además, turismo deportivo que enriquece a las ciudades. Guadalajara acogió en 2013 los Mundiales cadete, júnior y Sub-21 y el impacto sobre la ciudad se calculó en 2,5 millones de euros. Acabaron encantados”, afirma. También se queja de que en Madrid es complicado organizar cualquier campeonato “por el alto coste de alquiler de las instalaciones”. En el caso del Mundial, la cesión de la instalación por parte de la Comunidad de Madrid ha sido clave.

Moreno, que anunció que va a recuperarse el clásico Villa de Madrid, también cree que la capital entrará pronto en el circuito de pruebas Premier. “El Villa de Madrid no deja de ser un torneo amistoso, y las federaciones internacionales apuestan por la Premier League. Un circuito de nueve pruebas que este año ha tenido parada en Toledo con 800 competidores de 66 países y que el año próximo llevaremos a Guadalajara”, avanza.

El karate, pues, va recuperando terreno frente al judo y al taekwondo. Porque se dejó pegar bocados. “Nuestro boom llegó de la mano de David Carradine y la serie Kung Fu. También con las películas de Chuck Norris, que llegó a presidir la Federación de Texas, o Jean-Claude van Damme. Subimos a 120.000 licencias en 1988. Ahora estamos en torno a las 70.000”, recapitula. Según los últimos datos del CSD, de 2016, Karate contaba con 64.952 licencias, de las que 46.539 correspondían a hombres y 18.413 a mujeres.

“En categorías inferiores, afortunadamente, se va equiparando la participación masculina y femenina. En infantiles ya está en un 53% frente a 47%”, acota José María de Dios.

Son tiempos dulces para la RFEK. Pero hasta hace poco fueron duros. “Yo soy un presidente de la crisis”, se define Antonio Moreno. “Al llegar en 2009 me encontré una gran deuda. Estábamos muertos, en bancarrota. Hemos ido cumpliendo con el plan de viabilidad del CSD, con mucho sufrimiento, y en tres años espero que esté a cero”, rememora. Bajo su paraguas están otras disciplinas, como Tai Jitsu, Kung Fu, Kendo Karate y Kempo.

El presupuesto se ha mantenido en 2017, respecto al del año pasado. Según datos del CSD, 1,1 millones de euros. De ellos, un 54% de recursos propios y un 46% de subvención estatal (533.000 euros). Un buen balance comparado con otras federaciones de su tamaño.

Con esos mimbres, esperan hacer una gran presentación en su debut olímpico. “Va a sorprender. En los Juegos Europeos de Bakú 2015, vi las finales al lado del príncipe Alberto de Mónaco ¡y me preguntaba cómo este deporte no era todavía olímpico!”. Frente a la imagen de deporte duro, incluso violento (“antes hacía falta un certificado de penales para practicarlo”), Moreno niega la mayor. “El kumite (combate) ha cambiado mucho. Antes, muchos competidores acababan sobre el tatami. Ya no. Se compite con un chaleco de material antibalas que evita las lesiones de costillas, y las guantillas tienen tres centímetros de acolchado. Portan, además, patucos y espinilleras. Es difícil ver un KO”, cuenta. Así está el karate. Deseando que llegue el 2020.

Acuerdo con Fjinomiya para 2020

“Es el primer presidente que ha venido a traer algo en vez de a pedirme”, le espetó José Ramón Lete, secretario de Estado, a Antonio Moreno cuando le presentó en febrero su acuerdo con la ciudad de Fujinomiya, a los pies del Monte Fuji y a 110 kilómetros de Tokio. “Fuimos la primera Federación en conseguir acuerdos de este tipo (también lo han hecho Natación, Balonmano...). Nos permitirá enviar en 2019 a 25 personas y el año olímpico a 15 con todos los gastos pagados para entrenarse y aclimatarse. Y se nos ofrecieron más. España tiene buen cartel en el país con mayor nivel del mundo”, explica.

Un sexto Dan de La Roda

Una vez que se consigue el cinturón negro, en las artes marciales se van sumando danes. Y Antonio Moreno ya es sexto Dan a sus 55 años. Lo máximo son diez, y en España los tienen sólo dos maestros japoneses. “Yo jugaba al fútbol, de lateral y extremo, y llegó a La Roda un maestro de Madrid a dar clases. Me aficioné y luego di yo clases. Pero me gusta mucho el fútbol. De hecho, fui presidente del club de mi pueblo en Tercera durante tres años”, recuerda el albaceteño, que también dirige la Iberoamericana de su deporte.

0 Comentarios

Mostrar