La monumental pifia de Girardi sale muy cara a los Yankees

NEW YORK YANKEES

La monumental pifia de Girardi sale muy cara a los Yankees

Joe Girardi ha sido muy criticado por sus decisiones en el segundo partido para los New York Yankees.

Gregory Shamus

AFP

Las decisiones del técnico neoyorquino en el segundo partido contra los Indians ha hecho que arrecien las críticas hacia su gestión.

Sea en el deporte que sea, las decisiones en vivo de los entrenadores suelen ser observadas con lupa hasta la extenuación. ¿Por qué sacaste a este jugador y no a otro? ¿Por qué optó por esta táctica en lugar de la otra? ¿Se equivocó en el planteamiento inicial o fue en el desarrollo del encuentro? Más allá del más que manido ventajismo y criticar cuando todo está hecho, la labor de los técnicos es muy complicada, exigente y cuestionada desde todos los puntos de vista.

Luego está Joe Girardi.

Ya sea por parte de los aficionados de los New York Yankees o por todos los detractores que poblan el universo mundo, sus decisiones suelen ser puestas en entredicho y munición más que suficiente para los clásicos memes sobre su incapacidad para el cargo y cómo le cuesta triunfos a los muchachos del Bronx.

Lo primero no puede ser más alejado de la realidad aunque lo segundo pudo ser cierto… desde determinado punto de vista.

Un recurso no aprovechado

Se ha hablado mucho sobre la pobre gestión de los tiempos del técnico de los Yankees, desde la temprana salida de C.C. Sabathia al uso del bullpen en determinados instantes de la épica derrota por 9-8 en la que los Yankees llegaron a ir mandando por 8-3 en la sexta entrada hasta de perder en 13 ante los Cleveland Indians, pero ninguna fue más importante que la no utilización del vídeo, challenge o el VAR en versión beisbolística.

La jugada en cuestión es el hit by pitch (HBP) que recibe Lonnie Chisenhall frente a Chad Green, en un lance del juego que sentaría las bases para que instantes después Francisco Lindor lograse un grand slam y que la electricidad regresase al Progressive Field.

Ya sea porque en el plazo de 30 segundos no fue suficiente para hacerse una idea clara de la decisión a tomar o porque la imagen bien pudiese no ser concluyente, lo cierto es que Girardi no recurrió a la revisión por….

A. No tuvo tiempo el encargado de esta materia en los Yankees en los 30 segundos previstos , una persona que ha conseguido aprovechar este recurso para cambiar un 75% de las decisiones arbitrales que se toman en vivo.

B. No quería cortarle el ritmo a Chad Green.

La solución es bien clara. Aunque Brett Weber no lo tenga claro, uno de los dos challenges que tienes durante las seis primeras entradas en playoffs tiene que ser utilizados por si acaso y respaldar así los gritos desesperados de Gary Sánchez que tuvo muy claro desde el principio que había sido foul tras tocar con la empuñadura del bate de Chisenhall.

Además, en la repetición se ve cómo la pelota rebota con mucha fuerza con la superficie y a título personal, parece más probable que eso sea el resultado de hacerlo contra la madera en lugar de con los dedos del jugador de Cleveland, que en ningún momento se quejó al respecto.

Las consecuencias

Esa decisión bien pudo cambiar el desarrollo del partido, pero como suele pasar en este tipo de ocasiones, eso jamás lo sabremos y nos habríamos perdido este inolvidable clásico que se ha jugado hace escasas horas.

Ah, que no se me olvide. La decisión de sustituir a Sabathia tras 77 lanzamientos y con el partido bajo control me parece lógica si cuentas con ese bullpen que tiene entre sus filas a Chad Green, David Robertson, Dellin Betances, Tommy Kaehnle, Aroldis Chapman y compañía, objetivamente uno de los dos mejores de toda la postemporada.

Imaginemos los palos que le habrían caído si deja a Sabathia durante más tiempo y el resultado termina siendo el mismo.

Por un lado u otro, las críticas las hubiese recibido, pero ninguna con más base que la de no usar el vídeo.

Y a los Yankees se les acabó el margen de error en la eliminatoria.

0 Comentarios

Mostrar