Temporada regular

Los Chicago Cubs muestran sus primeras grietas

Aunque parezca una utopía, pero el mejor equipo de la competición no pasa por su racha más positiva y alcanzan las cuatro derrotas consecutivas.

0
Los Chicago Cubs muestran sus primeras grietas
Rob Foldy AFP

El conjunto de la parte norte de la ciudad el viento es un equipo fantástico. Cierto es que su balance hasta la fecha en la campaña es espectacular, pero nos resulta extraño, la vida casi no es la misma una vez que comprobamos que este equipo ya no es tan insultantemente superior al resto de la competición. Los Chicago Cubs hace tiempo que no están con ritmo para igualar la marca de 116 triunfos en temporada regular, récord compartido por los Cubs de 1906 y los Mariners de 2001, y tanto han tenido que levantar el pie del acelerador de la victorias que se encuentran ahora mismo a ritmo de sumar sólo... 107 victorias.

Pittsburgh Pirates-San Francisco Giants (3-5)

No importan las bajas que puedan tener los Giants (o casi), pero los suplentes suelen hacer un trabajo más que aseado y así fue para terminar imponiéndose en el último partido de la serie que les enfrentó a unos Pirates de capa caída. El gran Joe Panik consiguió un triple con las bases llenas y Mac Williamson logró un titánico home run que todavía estamos a que aterrice en las gradas del PNC Park. A pesar de las dificultades, siempre encuentran la manera de seguir sumando triunfos.

Detroit Tigers-Seattle Mariners (5-4 en 10 entradas)

Hace no muchos hablábamos del mágico alineamiento de los astros que iba a conducirnos a que los Mariners se impusiesen a los Giants en las Series Mundiales. Dicho eso y los Tigers les barrieron de aquella manera a lo largo de los cuatro partidos en el Comerica Park. Tan necesitados estaban los Mariners del triunfo que intentaron exprimir a su closer Steve Cishek en dos entradas… y así les salió la jugada.

Minnesota Twins-Philadelphia Phillies (3-7)

Este deporte no deja de tener sus paradojas y una es que gente que atraviesan una pésima racha de resultados se confabulan para producir todos al mismo tiempo. Esto es lo que pasó con Freddy Galvis, Ryan Howard y César Hernández, que aunaron esfuerzos para ayudar a que los Phillies acabasen con la casi interminable racha de nueve derrotas consecutivas. No es que los Twins andasen mucho más finos en 2016, pero desafortunadamente se acaba así su prodigiosa racha de tres victorias seguidas, que no es poca cosa.

Boston Red Sox-Chicago White Sox (8-7 en 10 entradas)

Partido loco donde los haya entre los dos equipos con calcetines o medias o lo que sea. Los Red Sox estaban a un pelo de ver cómo los White Sox les barrían en las series y con la idea casi herética de un James Shields liderando la carga de las valkirias. Pues no, los Red Sox se defendieron a capa y espada, su gran ataque estuvo ahí, el técnico echó mano de Kimbrel durante dos entradas hasta que apareció Xander Bogaerts en todo su esplendor. Necesitaban parar la sangría de derrotas y también les vendría bien que la enfermería empezase a vaciarse, con demasiados outfielders de baja. Temblando están si uno de esos puede ser Betts o Bradley.

Atlanta Braves-New York Mets (4-3)

Nadie puede negar que Adonis García tiene la vena dramática cuando se trata del home run. Cierto es que no ha conseguido muchos en las Grandes Ligas, pero cuando lo consigue, son de los que cuentan y mucho. Los cuatro home runs de este año han empatado el partido o ha puesto por delante a su equipo y así fue en la cita en el Turner Field, ayudando a que los de Atlanta ganasen siete de los últimos ocho encuentros disputados y no está nada mal que bastantes de ellos lleguen frente a los vigentes subcampeones del mundo.

Cincinnati Reds-San Diego Padres (4-7)

Ni Padres ni Reds tienen mucho con lo que disfrutar en estos tiempos, pero por un día, Derek Norris continuó con su excelente mes en el plate y con el dominio insultante de los californianos sobre los locales. Su home run de tres carreras fue el golpe que se precisaba encima de la mesa para poder desequilibrar una balanza que suele acabar casi siempre del mismo lado.

Miami Marlins-Chicago Cubs (4-2)

Quizás el eterno viaje en avión para llegar hasta Miami no ayudó mucho a la causa de los Cubs y la falta de descanso que eso ocasiona. No obstante, no es cuestión de buscar excusas en ese sentido cuando tu pitcher titular como es Jon Lester no puede ver que su buen trabajo obtiene la recompensa. Son cuatro derrotas consecutivas para los Cubbies, pero la mejor noticia de todas, no para ellos sino para los Marlins, es que Stanton parece despertar de su pesadilla particular. Y ya tardaba en hacerlo…

Colorado Rockies-Arizona Diamondbacks (6-7)

Zack Greinke no es el mismo que en 2015 y eso ya lo sospechábamos tras su fichaje, pero hubo un mal menor al hecho de no poder sumar su octava victoria consecutiva en otros tantos encuentros, como que los Diamondbacks siguen con su escalada particular, con Nick Ahmed impulsando la carrera del triunfo en la novena. No es la situación ideal en la que encontrarse, aunque la segunda plaza en la Wild Card está a sólo cinco partidos…

Los Ángeles Angels-Oakland Athletics (4-5)

Más de tres semanas han tenido que transcurrir para que los Athletics vieran como un pitcher titular de los suyos ganase un encuentro y fue Kendall Graveman quien pudo hacer la machada. Por el contrario, los Angels no parecen tocar fondo y ya están once partidos por debajo del 50% y a dieciséis de los Rangers. Ouch.