DOPAJE

España está sin laboratorio y sin agencia a dos meses de Río

La AMA suspendió a la AEPSAD en marzo y cerró el centro de Madrid el lunes. España debe adecuar su ley antidopaje. El CSD confía en mantener los controles para los Juegos.

España está sin laboratorio y sin agencia a dos meses de Río
DANIEL SASTRE

A poco menos de dos meses de los Juegos Olímpicos de Río (5-21 de agosto), España tiene suspendidos su Agencia Antidopaje (AEPSAD) desde el 19 de marzo y su laboratorio de referencia en Madrid desde el lunes. “Este cierre no va a alterar nuestro programa de controles”, aseguró ayer Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte en funciones. “Pero el problema es de imagen y de prestigio, será difícil recuperarlos”, puntualizó otra fuente de la lucha antidopaje.

Al filo de la medianoche del lunes, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) notificó la inhabilitación del Laboratorio de Madrid “con efectos inmediatos”. La decisión es “una consecuencia directa de la declaración de incumplimiento de la AEPSAD. España tenía de plazo hasta marzo para adecuar su Ley a la última versión del Código Mundial, del 1 de enero de 2015. En febrero, el entonces ministro José Ignacio Wert rehusó tramitar el texto porque se avecinaban elecciones. Finalmente no se celebraron hasta diciembre, se van a repetir este 26 de junio, sigue sin haber un Gobierno con capacidad de legislar, y España se ve con sus competencias antidopaje anuladas.

Tras la suspensión, la AEPSAD diseñó un plan para salvar los controles antidopaje de los olímpicos de Río. Con el visto bueno de la AMA, contactó con las federaciones internacionales de cada deporte para que fueran ellas las que solicitaran los análisis. Eso suplía su inhabilitación para ordenar los controles. Y las muestras se podían seguir enviando a Madrid.

De hecho, Miguel Cardenal y Enrique Gómez Bastida (director de la AEPSAD) anunciaron en mayo que cada olímpico español pasaría entre dos y cuatro controles antes de Río. “El cierre del laboratorio no va a tener ninguna incidencia práctica en la lucha antidopaje. Van a ser los Juegos en los que vamos a hacer más controles”, dijo ayer el secretario de Estado.

El programa se mantendrá a través de las federaciones, pero las muestras tendrán que ser enviadas ahora a otros laboratorios. Cardenal señaló al de Barcelona, que sí mantiene su acreditación. También se trabaja regularmente con el de Colonia (Alemania). La AEPSAD y el CSD tendrán que estudiar costes para decidir si continúan con estos dos centros o añaden algún otro.

¿Y por qué Barcelona sí ha podido mantener su licencia? La AMA explicaba en su comunicado que, según el artículo 4.4 de los Estándares Internacionales para Laboratorios (ISL), Madrid podría haber mantenido la acreditación si en el último año hubiera analizado al menos el 60% de muestras de otros organismos antidopaje que no fueran la suspendida AEPSAD. Sin embargo, durante ese periodo había recibido el 69% de la propia agencia española.

El laboratorio permanecerá inhabilitado hasta que España vuelva a estar en cumplimiento del Código Mundial Antidopaje, aunque tiene un plazo de 21 días para recurrir la decisión al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). Y seguramente lo haga porque, según fuentes del CSD, “no está claro que ese 69% de controles sean todos nacionales, también los habría internacionales”.