UFC 200 | LAS VEGAS

El español Wasabi vuelve a UFC en la revancha Diaz-McGregor

El sevillano, que perdió la final de The Ultimate Fighter en noviembre, peleará en el nuevo Arena de Las Vegas el 9 de julio. "Siento nervios, alegría...".

El español Wasabi vuelve a UFC en la revancha Diaz-McGregor
Jeff Bottari/Zuffa LLC

Enrique Marín 'Wasabi' volverá a pelear en la UFC. Y lo hará en el mejor escenario, el nuevo Arena de Las Vegas, con capacidad para 20.000 personas que inauguran el próximo miércoles The Killers. Y en la mejor velada posible, el UFC 200 del 9 de julio que ya arde pensando en la revancha que pretende tomarse el mediático Conor McGregor frente a Nate Díaz. Un lujo. El rival del sevillano (9-3-0 de récord) será Sage Northcutt, un estadounidense de 20 años de ascenso meteórico (7-1-0) y en el peso ligero (70 kg).

"Sentí como una hemorragia de sentimientos cuando me lo comunicaron: nervios, alegría... y mucha ilusión", cuenta Wasabi, de 29 años, desde Barcelona, donde se entrena estos días. El mayo volará al King's MMA del reputado preparador Rafael Cordeiro en Los Ángeles (California), donde se preparan estrellas de UFC como Fabricio Werdum, Rafael Dos Anjos o Kevin Gastelum.

En noviembre pasado, Marín perdió la final del welter del reality The Ultimate Fighter Latinoamérica en Monterrey (México) frente al local Perry Montaño, con el que compartió casa en Las Vegas 12 semanas. De haber ganado, se hubiera asegurado un contrato de seis cifras para varias peleas. Cayó por decisión dividida, y polémica, y la puerta de UFC quedó abierta.

"Hice un buen desempeño, y aunque ya no dependía de mí, sí que esperaba que me volvieran a llamar", explica. "El primer McGregor-Diaz fue una locura, así que el Arena se quedará pequeño", advierte. Sobre su rival, aficionado a lucir músculo y sonrisa en sus perfiles en redes sociales, Wasabi lo reconoce como "un gran talento por desarrollar". "Atléticamente es una maravilla, y tiene mucho poderío mediático", apoya. "Yo haré todo el trabajo que esté en mi mano, y espero ganar. Pero si no fuera así ya me doy por satisfecho por haber logrado un punto de inflexión para este deporte en España", vaticina el guerrero sevillano.

Satisfecho está también, él que es maestro de primaria, de haber demostrado que un luchador de UFC no es "un ser mononeuronal que se va pegando palos por ahí" y de que las artes marciales mixtas estén llegando a nuestro país: "Ojalá me equivoque, pero va a tardar en celebrarse un evento de UFC aquí. Eso sí, cada vez más gente, y sobre todo joven, que lo practica y lo sigue". Tras su desembarco en Las Vegas, seguro que habrá más.