Estás leyendo

"El deporte femenino necesita ser más visible"

Foro Ferrándiz-AS | Deporte y Mujer

"El deporte femenino necesita ser más visible"

"El deporte femenino necesita ser más visible"

Coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer, se celebró en el Foro Ferrándiz-AS un debate sobre Deporte y Mujer. Matilde García Duarte (CSD), Miriam Blasco, senadora, y Gisela Pulido, ocho veces campeona del mundo de kitesurf, arrojaron luz a la situación actual en España.

Pregunta del Trivial: "¿Quién de estas deportistas fue la primera española en ganar un oro olímpico: Arantxa Sánchez Vicario, Blanca Fernández Ochoa o Miriam Blasco?". La pregunta la lanzó y la respondió ayer en el Foro Fundación Ferrándiz-AS la propia Miriam Blasco ante la mirada atónita de los escolares del colegio Joyfe: "Pues ésta ya os la sabéis, para la próxima vez que juguéis al Trivial".

Ayer se celebraba en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer, un día que sirve para recordar que, aunque se va ganando mucho en el terreno de la igualdad entre hombres y mujeres, aún queda mucho por hacer en todos los aspectos de nuestra sociedad. Y el deporte no es ajeno a esta desigualdad.

Tres mujeres con las ideas claras, decididas y conocedoras de primera mano de la situación de la mujer en el deporte, cada una desde su propia perspectiva, arrojaron un poco más de luz sobre hacia dónde camina el deporte femenino en España, donde la presencia femenina federada es del 19,7%.

Matilde García Duarte, directora general de Infraestructuras del Consejo Superior de Deportes (CSD), habló desde la perspectiva de la mujer dirigente. Miriam Blasco, campeona olímpica de judo y actualmente portavoz del PP de la Comisión de Educación y Deportes y vocal de la Comisión de Igualdad del Senado, analizó la falta de referentes femeninos en el deporte, al tiempo que denunció la diferencia de trato en los medios de comunicación de los éxitos masculinos y femeninos. Gisela Pulido, ocho veces campeona del mundo de kitesurf, relató con la espontaneidad de una joven de 17 años, su vida de sacrificio para llegar a ser lo que es y la importancia que ha tenido en su carrera la llegada de los sponsors (Red Bull y Movistar) para poder vivir de su deporte de forma profesional. Todas coincidieron en una cosa: "El deporte femenino necesita ser más visible"

Matilde García Duarte (Badajoz, 1972) es la mujer que más manda en el deporte español. Es abogada del Estado y llegó al Consejo Superior de Deportes en 2009 de la mano de Jaime Lissavetzky. Matilde, la única mujer entre cinco hermanos, sabe lo que es hacerse sitio en un mundo de hombres. De entrada, nos hizo una reflexión esperanzadora, antes de facilitarnos los datos estadísticos de la dura realidad: "El deporte no es machista, simplemente es muy masculino porque la influencia y la presencia del hombre es mayor que la de la mujer. Por eso es necesario que se hagan políticas para fomentar la participación femenina en el deporte. Desde el CSD hay una unidad específica, Deporte y Mujer, en la que se vela por la igualdad efectiva entre hombres y mujeres y desde donde, por primera vez, se han concedido a las federaciones subvenciones específicas para Deporte y Mujer".

Matilde aportó datos: "En el apartado de las licencias deportivas femeninas, éstas representaron 684.465 en 2009, un 19,7% del total, 3.470.659. Y aunque éstas crecieron muy ligeramente, un 3,4 %, lo hicieron en mayor porcentaje que el de los hombres, un 0,9%. Y recordó que las deportistas españolas han conseguido en 2010 sus mejores resultados deportivos en Campeonatos de Europa y Mundiales y que de los tres deportistas que tienen asegurada su presencia en los Juegos de Londres 2012, dos son mujeres: "Hemos pasado de 41 a 49 medallas en Mundiales y de 47 a 55 en Europeos. En las becas ADO hay casi paridad, un 52% para hombres y un 48% para mujeres.

Miriam Blasco (Valladolid, 1963) insistió en la necesidad de "romper el círculo": "Tenemos un 20% de licencias femeninas y no podemos quedarnos ahí. Pero, desgraciadamente, esto es un círculo vicioso. Las niñas no tienen referentes de deportistas femeninas. En ciclismo, por ejemplo, las niñas no quieren ser Dori Ruano o Joane Somarriba, quieren ser Contador. Además, es muy difícil encontrar información de deportistas mujeres. Hay que intentar romper el círculo y lo tenemos que hacer entre todos: desde las federaciones, las comunidades autónomas, los ayuntamientos... Y la labor de los medios es fundamental: "Si eres campeona del mundo y nadie se entera no existes".

Miriam hizo también una "crítica constructiva" sobre el tratamiento de las noticias deportivas protagonizadas por mujeres y acabó haciéndonos reflexionar a todos: "Laia Sanz ha sido la primera mujer en ganar el Dakar en motos y nadie se ha enterado. Repaso algunos titulares referidos a deportistas mujeres: Las supernenas, Las niñas de oro, Las sirenas. Por contra, al referirse a los chicos, se habla de Grandioso, La Armada Invencible...".

Matilde reconoció que, pese a haber obtenido en 2010 unos buenos resultados deportivos "no todo pinta tan estupendo": "Faltan mujeres en los puestos de dirección deportiva. En las 54 federaciones, sólo hay tres mujeres que ocupan la presidencia: Hortensia Hermida en Petanca, Isabel García, en Salvamento y Socorrismo y Teresa Samaranch, en Deportes de Hielo. A éstas se suman 16 secretarias generales, seis directoras deportivas, cuatro gerentes y dos directoras generales de deportes, Carlota Castrejana en la Comunidad de Madrid y Niurka Montalvo en la Comunidad Valenciana. Está claro que quedan muchas cosas por hacer, en especial en la dirección deportiva".

Matilde recordó la hazaña de Concepción Arenal quien, para estudiar Derecho, allá por 1849, acudía a la facultad vestida de hombre: "En los puestos de alta dirección hay muchísimos más hombres que mujeres. Nuestro gran desafío es estar ahí. Probablemente nos tocará ser aún supermujeres durante un tiempo, pero tenemos que perder el miedo a dar la cara, a ser las primeras, a ser visibles y a ser nosotras mismas. Por fortuna, no tenemos que disfrazarnos como Concepción Arenal".

Miriam Blasco se metió rápidamente en el bolsillo a todo el aforo. Muchos aún recordamos sus lágrimas de felicidad en Barcelona'92 cuando ganó el oro en judo, convirtiéndose en la primera española campeona olímpica. A los más jóvenes se los ganó, en el minuto uno, con la pregunta del Trivial. Miriam ahora es senadora. Desde la sencillez que le caracteriza explicó que Barcelona'92 fue "un antes y un después" y reconoció que fue importante para las mujeres españolas porque "conseguimos abrirnos la puerta del deporte olímpico español": "Yo tuve la suerte de ser la primera, pero en esos Juegos hubo otras muchas".

Miriam empezó aclarando que no ha sentido el machismo en su deporte por el hecho de ser pionera: "Empecé a practicar judo con ocho años y competía con niños porque no había niñas. Dicen que mi deporte es machista, pero yo no lo he notado. De las seis medallas olímpicas que hemos ganado en el judo español, cinco son de mujeres, por lo que los chicos nos han reconocido nuestros méritos y siempre han estado muy agradecidos".

Tras dejar el deporte activo, Miriam fue entrenadora y dirigente y ahora desde el Senado sigue velando por el deporte y la mujer: "Ahora como política lucho por los derechos del deportista y de la mujer. En once años que llevo en el Senado se han aprobado más propuestas a este respecto que en las anteriores legislaturas y siempre con el apoyo de todos los grupos políticos".

Gisela Pulido (Barcelona, 1994), ocho veces campeona del mundo de kitesurf y recién llegada de Kenia, donde se ha estado preparando para el inicio de la temporada, hizo, casi sin quererlo, y con una naturalidad propia de su edad (17 años), un resumen de su actual vida: "No me he preparado nada porque en el avión de vuelta de Kenia sólo me ha dado tiempo a repasarme la Segunda Guerra Mundial (estudia a distancia Primero de Bachillerato y las tareas las hace por internet). Sé que tengo que estudiar porque esto se acaba muy pronto".

Ataviada como una chica de su edad, con deportivas, vaqueros y su inseparable gorra Red Bull, nos dio algunas claves de su éxito en un deporte: "Empecé a practicar kitesurf con 8 años, pero mi padre no quería que me dedicara a eso. Insistí tanto que me dijo que si ganaba ya vería. Con 9 años fui campeona de Europa y cuando vio que con 10 años empezaba a ganar a nivel Mundial, nos mudamos a Tarifa, que es donde vivo ahora. Ha sido muy duro. Es posible que fuera más reconocida si fuera un hombre, pero es un deporte muy minoritario y hay que seguir luchando".

Matilde recordó que en los primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna, en los de Atenas 1896, el barón Pierre de Coubertin no dejó participar a la mujer e ironizó: "Debió de vivir poco porque en los siguientes sí hubo participación femenina". Siguiendo con los datos recordó que en los últimos Juegos Olímpicos, los de Pekín, la participación femenina alcanzó el 38,8% y lanzó un mensaje de optimismo: "¿Estamos mejor que en 1900? Pues sí estamos mejor". Y lanzó una apuesta clara: "¿Cuotas? Sí, yo soy partidaria de las cuotas porque significan un sitio por donde meternos y luego nosotras ya lo demostraremos".

Carlota Castrejana, directora general de Deportes de la Comunidad de Madrid, recordó que hace sólo unos años acudió al Foro Ferrándiz-AS sobre Deporte y Mujer como atleta. Ahora, como dirigente, apuesta por aplicar políticas de igualdad. Albert Soler, director general del CSD, reconoció el mérito de ser mujer y deportista, al tiempo que instó a los padres a "transmitir valores de igualdad a sus hijos". El camino no va a ser fácil, pero apoyos parece que no faltarán.

Etiquetado en:

También te puede interesar