JUEGOS OLÍMPICOS

Simone Biles, Daley, el skate... las estrellas de los Juegos de Tokio en las redes sociales

Un estudio elaborado por SAMY recoge los temas más comentados en las redes sociales durante los Juegos con protagonismo para la salud mental o la comunidad LGTBIQ+.

0
Simone Biles saluda tras concluir su ejercicio de Barra en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.
Twitter @USAGym

La celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 nos ha dejado una gran interacción a nivel global en las redes sociales sobre todo lo sucedido en la cita olímpica. Este aspecto no sólo se refiere también a las competiciones deportivas, también a numerosos episodios y reivindicaciones de causas y problemas sociales que han tenido más visibilidad si cabe en la cita olímpica gracias a los deportistas.

SAMY, la alianza de agencias experta en social listening y data ha dado a conocer este jueves en un estudio el impacto que han tenido en las redes sociales los momentos más destacados que han tenido lugar a lo largo de la cita olímpica.

En este estudio se destaca por ejemplo la relevancia que ha tenido el tema de la salud mental en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Y es que la renuncia de Simone Biles, la gran figura mundial de la gimnasia, al concurso completo por equipos tras competir en un elemento y al concurso individual argumentando que sufría problemas de salud mental ha sido un altavoz muy potente para dar visibilidad a un problema tan frecuente pero a la vez tan poco comentado que ha generado un gran debate en las redes sociales con todo tipo de puntos de vista.

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 también han servido como reivindicación para el colectivo LGTBIQ+, que tuvo su punto álgido con la conquista del oro olímpico en saltos sincronizados en plataforma de 10 metros por parte del británico Tom Daley, que celebraba de esta forma su título dando visibilidad al colectivo homosexual. "Soy un hombre gay y también un campeón olímpico. Me siento muy poderoso por ello porque cuando era joven sentía que nunca lograría nada por ser quien era". Otra imagen habitual de Daley era verle haciendo ganchillo mientras animaba a sus compañeros en otras competiciones.

El marchador español Marc Tur, cuarto en la prueba de 50 kilómetros marcha, también dio visibilidad al colectivo tras rozar la medalla. "Soy abiertamente gay, no doy de los primeros olímpicos homosexuales en reconocerlo, ni espero ser de los últimos por el hecho de darle más visibilidad al colectivo. Ellos me ayudaron a romper con mis inseguridades, mis miedos y me enseñaron a luchar por lo que quiero sin importar el resto", escribió en sus redes sociales.

Los Juegos Olímpicos de Tokio también han dejado todo un ejemplo para las generaciones futuras con el estreno de disciplinas como el surf, donde el brasileño Italo Ferreira logró proclamarse primer campeón olímpico tras nacer en un humilde pueblo de pescadores, y el skateboarding, donde se hicieron virales las historias de la brasileña Rayssa Leal, plata en la modalidad de street, con la campeona olímpica más joven de la historia, la japonesa Momiji Nishiya, o el abrazo entre todas las participantes de la modalidad de Park para consolar a una rival tras fallar en su ejercicio final.

Las redes sociales también se han convertido en todo un motor de ánimo para muchos de los deportistas, que además han ido compartiendo a través de estos canales cómo era su día a día en los Juegos Olímpicos a través no sólo de Twitter, sino de otras plataformas como Instagram. YouTube o TikTok. Varios de estos ejemplos son los vídeos publicados por Tom Daley en YouTube, las felicitaciones y el reconocimiento de Pau Gasol a todos los medallistas españoles a través de su cuenta de Twitter o la curiosa historia de la piragüista australiana Jessica Fox, que mostró a través de TikTok cómo reparaba una avería en su piragua con un condón antes de conseguir el bronce olímpico. Según el estudio de SAMY las cuentas oficiales de TikTok, Instagram, Facebook, Twitter y Weibo han generado cerca de 3.700 millones de interacciones a través del perfil oficial de los Juegos Olímpicos, además de 3.000 millones de visualizaciones de vídeos sobre el espíritu olímpico.

Los Juegos Olímpicos de Tokio también han dejado imágenes que reflejan el verdadero espíritu olímpico y los valores del deporte como el abrazo protagonizado por las participantes de la prueba de Park femenino de skateboarding, el abrazo de sus rivales a la nadadora sudafricana Tatjana Schoenmaker tras ganar el oro y lograr el récord del mundo en la prueba de los 200 metros braza, el precioso gesto de Mutaz Essa Barshim y Gianmarco Tamberi en la final de salto de altura para compartir el oro olímpico, o la alegría y el abrazo de la española Ana Peleteiro, bronce en triple salto, a su amiga, la venezolana Yulimar Rojas, tras ganar el oro olímpico y batir el récord del mundo de la modalidad.

La celebración de los Juegos Olímpicos también ha permitido que muchos atletas sean conocidos más allá de la frontera de su país y que, incluso, se hayan convertido en auténticas estrellas en otros países. Es el caso del karateka español Damián Quintero, medalla de plata en la competición masculina de kata tras el japonés Ryo Kiyuna que, además de protagonizar una bonita imagen con el propio Kiyuna en la ceremonia de clausura, también quiso compartir los mensajes de cariño y afecto que había recibido de muchos aficionados de Japón.

Los Juegos Olímpicos también nos dejaron numerosos momentos virales como el enfado de Novak Djokovic durante su partido por el bronce en tenis ante Pablo Carreño, que fue objeto de numerosos meses, o la excéntrica celebración del entrenador australiano Dean Boxall tras el oro olímpico de su pupila Ariarne Titmus en la prueba de 400 metros libre por delante de Katie Ledecky. Unos momentos que también forman parte de la historia de unos Juegos Olímpicos en los que las redes sociales ha sido uno de los motores más importantes para su difusión y participación de los aficionados ante la ausencia de público en las gradas.