JUEGOS OLÍMPICOS | BALONCESTO

Laia Palau es eterna

La base catalana se retira de la Selección española camino de los 42 años y tras caer contra Francia en los cuartos de los Juegos Olímpicos.

0
Laia Palau se retira abrazada a Leo Rodríguez tras el partido de la fase de grupos de los Juegos Olímpicos ante Serbia.
Gregory Shamus Getty Images

Y dice adiós. De la manera más cruel y más triste posible, pero dice adiós. Laia Palau (Barcelona, 1979) se despidió este miércoles de la Selección tras caer contra Francia en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos. Como con Pau Gasol un día antes, el baloncesto no quiso brindarle un poco más de tiempo sobre la cancha con la camiseta de España. Cruel destino. Puro deporte.

Palau es la gran leyenda del baloncesto patrio. Camino de los 42 años (10 de septiembre), la catalana es una mujer récord. Suma 12 medallas con la Selección, tope en categoría masculina y femenina. Pau Gasol suma 11; Felipe Reyes, Juan Carlos Navarro y Rudy Fernández, 10. Es la punta de lanza de una generación que cambió para siempre la Selección femenina, que pasó de solo dos medallas en el palmarés en 2002, cuando debutó en el Mundial de China, a 14.

En la era Palau, que engloba entre 2002 y este 2021, España ha derribado todas las fronteras para colgarse esa docena extra de medallas: tres oros (2013, 2017 y 2019), una plata (2007) y cuatro bronces continentales (2003, 2005, 2009 y 2015), una plata olímpica (2016) y una plata (2014) y dos bronces mundiales (2010 y 2018).

314 partidos con España

Y ahí no queda su excelencia. Porque Laia ha roto más barreras. Todas las que se le ponía por delante. Incluso las que parecían imposibles. Sus 314 internacionalidades dejan en nada las 253 de Juan Carlos Navarro con los chicos y en Tokio se convirtió en la jugadora más veterana en pisar una cancha de baloncesto con 41 años y 319 días. ¿Hay más? Hay más: alcanzó los 74 partidos disputados en un Eurobasket en Valencia el junio pasado, seis más que la segunda, la todopoderosa Uliana Semenova, que al igual que Laia llegó a la decena de campeonatos continentales. La pívot de la URSS se retiró impoluta: 10 torneos, 10 oros. Casi nada.

Laia es eterna. No se trata de ponerla por encima o por debajo de Pau, que también es eterno. Laia ejemplifica el resurgir ambicioso del baloncesto femenino. Y representa la subida de calidad, visibilidad y ambición del deporte femenino. La vamos a echar de enos. Me da pena que no se haya podido ir como se merece. Pero los finales de Hollywood existen en Hollywood, y esto es el deporte”, dijo Jorge Garbajosa, presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB).