JUEGOS OLÍMPICOS | ATLETISMO

Se busca sucesor en los 100: Jacobs, De Grasse... ¿Bromell?

Las eliminatorias de 100 metros hicieron saltar dudas sobre Bromell, que se clasificó por tiempos. El más sólido fue el canadiense De Grasse (9.91). Semifinal y final, este domingo.

Tokio
0
Se busca sucesor en los 100: Jacobs, De Grasse... ¿Bromell?
GIUSEPPE CACACE AFP

Trayvon Bromell llegaba a Tokio con el cartel de favorito al oro en 100 metros. Pero se le cayó pronto, justo en 10.05. El tiempo que tardó en ser cuarto en su eliminatoria olímpica, la segunda del día. El estadounidense, salido de la depresión y que aspiraba a suceder a Bolt, pasaba de ronda en repesca. Poco crédito para un corredor de 9.77 este 2021, que ya ha dado algún petardazo, aunque luego ha sido capaz de resolverlo. No hay que descartarlo, pero ya no es candidato número uno en las semifinales (12:15) y final (14:50) de este domingo.

Dicho cartel de favorito se lo podría poner ahora a André de Grasse, el canadiense. Todo lo contrario a Bromell, con sus gafas atómicas, en las grandes citas se crece. En Río, tras Usain, cazó una plata en 200 y un bronce en 100. Es de aceleración tardía, y empieza a correr mucho a partir de los 50 metros. Eso hizo en la quinta serie, una de las más duras. Y batió a Fred Kerley, el tercer estadounidense. 9.91 firmó el canadiense (su tope es 9.90), al que parece que la presión ni le va ni le viene.

El cartel de outsider (desconocido peligroso) se le podría poner al Lamont Marcell Jacobs, un italiano nacido en El Paso (Texas). De madre italiana y padre estadounidense. Tipo de velocista norteamericano, personalidad italiana hasta la médula. Tatuajes, collares de diamantes y mucha velocidad es lo que ofrece Jacobs. 9.94, récord de Italia, hizo en Tokio. Lo segundo más rápido de las clasificatorias. “La salida no fue muy buena, pero intenté coger velocidad para tener buena calle. Todo es óptimo, la pista, el tiempo y mi estado de forma. Mi favorito es De Grasse, que siempre está ahí”, decía Jacobs.

Más abierto que nunca

Y eso es lo más destacado en la carrera por ser el nuevo rey de la velocidad olímpica. Un poco de bajón por lo que sucedió con Bromell, con la ilusión de que un italiano pueda reinar, con la solidez de André de Grasse… Si hay que hacer una lectura positiva, es que, frente a la tiranía de Bolt, todo estará por primera vez, desde 2008, todo estará más abierto que nunca.

Se puede hablar de Yohan Blake, el jamaicano que aún resiste, de Ronnie Baker, un tapado de EE UU, de Fred Kerley, un cuatrocentista reconvertido a velocista corto, del sudafricano Simbine… ¿Quién será el nuevo rey de la velocidad? La respuesta este domingo.