JUEGOS OLÍMPICOS | TIRO

Alberto Fernández y Fátima Gálvez ganan la primera medalla de oro para España en Tokio

El madrileño afincado en Illescas y la cordobesa de Baena lograron en trap mixto el primer oro para España en una final de infarto (41-40) contra San Marino.

Tokio
0

Bang, bang. A tiros, España conquistó su cuarta medalla en los Juegos de Tokio. El primer oro. Fátima Gálvez y Alberto Fernández lo lograron en trap mixto, una modalidad que debutaba en los Juegos. El cuarto metal en tiro para España en un deporte en el que, pese a grandes resultados internacionales, no caía una chapa desde la plata de María Quintanal en Atenas 2004.

Fátima (Baena, Córdoba, 34 años) y Alberto (madrileño afincando en Illescas, Toledo, de 38) encontraron su premio tras los más de 30.000 cartuchos que disparan cada año con sus escopetas del calibre 12. En una final de infarto (41-40), el dúo español derrotó al de San Marino formado por Alessandra Perilli y Gian Marco Berti. Disponían de 25 disparos cada uno y Fernández hizo blanco en 24 (sólo falló uno en todo el día de 100, un 99% de aciertos). Gálvez arrancó mal, con tres fallos. Luego se repuso y terminó con 17-8. El temple de Fernández sostuvo a su compañera y los dos se abrazaron emocionados en el campo de tiro de Asaka, con 36 grados al sol y casi 70% de humedad. Condiciones de locos en las que supieron mantener la calma. Primeros campeones olímpicos de trap mixto. Él fue le primer español que se clasificó para Tokio, con su oro mundial en septiembre del 2018 en Corea del Sur. La espera, pandemia mediante, se hizo eterna. Pero mereció la pena. 

En la ronda de clasificación, reventaron 148 de los 150 pequeños discos de 11 centímetros de diámetro de color naranja, que dejan un estallido de polvo rosa cuando se hace blanco. Disparos que van realizando de forma alterna sobre platos que vuelan a más de 100 kilómetros por hora desde cinco posiciones diferentes. Una prueba para el ojo, el pulso y los nervios. Donde la respiración y la concentración son más importantes que la fuerza o elasticidad en otros deportes. Donde fallar un tiro cuesta una medalla.

Los dos se sobrepusieron a la decepción de la prueba individual hace escasos días. Fernández se estrelló en las puertas de la final en un desempate, en los penaltis. Gálvez se quedó a cuatro aciertos de pelear por las medallas. Eran los terceros Juegos para la andaluza (oro, plata y bronce mundial), que había sido quinta en Londres 2012 y cuarta en Río 2016 donde perdió el metal en la muerte súbita. El mejor puesto del madrileño, dos veces campeón del mundo, había sido 17º en 2016.

Cuando se anunció la inclusión del trap mixto en el programa, tras Río y en busca de una mayor paridad, Alberto y Fátima se propusieron ir haciendo competiciones juntos, aunque entrenasen por separado. Campeones de Europa en 2019 y con varias medallas en Copa del Mundo, el camino estaba asfaltado hacia la gloria. Los Juegos les habían dado la espalda, hasta que les han dado la cara. Con disparos de oro. Con el blanco definitivo.