JUEGOS OLÍMPICOS | TENIS

Dobles amigas

El tenis arranca en la madrugada del viernes al sábado con Garbiñe Muguruza-Carla Suárez y Paula Badosa-Sara Sorribes. Anabel Medina analiza las duplas.

Tokio
0
Dobles amigas

Entre partidas de parchís, de Uno, música, entrenamientos en el Ariake Tennis Park y muy buen feeling pasan los días en su apartamento de la Villa Garbiñe Muguruza (9ª en individuales), Carla Suárez (206ª), Paula Badosa (29ª), Sara Sorribes (48ª), la capitana Anabel Medina y la extenista y ahora delegada del equipo Arantxa Parra.

"Son mis quintos Juegos seguidos y hay mucho sentimiento de piña. Aunque les cuento mis experiencias, les motiva sobremanera pelear por una medalla", apunta la capitana, medalla de plata en Pekín 2008 con Vivi Ruano, que se ha encontrado con dos parejas de dobles ilusionantes para un torneo que arranca en la madrugada del viernes al sábado. De auténticas amigas.

Muguruza y Suárez jugaron su último dobles juntas en abril de 2019, en la Copa Federación en Lieja. Antes, en 2015, habían ganado Stanford en 2014, Birmingham y Tokio en 2015 y ese mismo año fueron finalistas del Masters. Luego, la carrera de Garbiñe se disparó y el dúo se diluyó, pero forjaron una relación excelente. Durante el proceso de curación del cáncer de la canaria, el apoyo de la caraqueña ha sido constante. "Tienes la sensación de que no les cuesta nada coordinarse, son peligrosas", avisa Medina, que apunta también al aspecto anímico. "Carla nos transmite toda su alegría, porque está en un momento en el que quiere disfrutar de cada día", explica sobre Suárez, que retornó en Roland Garros después de luchar, y vencer, durante 15 meses a un Linforma de Hodgkin. Debutarán frente a las belgas Elise Mertens (número uno por parejas) y Alison van Uytvanck.

La historia de Badosa (23 años) y Sorribes (24) ha estado siempre unida, hasta la explosión de las dos este año con sendos títulos. Han representado a España en categorías inferiores juntas y la segunda ganó a la primera el campeonato de Europa júnior en 2014. "Son íntimas desde pequeñitas y les hacía muchísima ilusión llegar a los Juegos, y encima juntas. Se conocen mucho", apoya Medina. "Sara es como mi hermana. Nos conocemos desde los 10 años, hemos convivido y disfrutamos cada día de esta experiencia. Estamos preparadas para dar lo mejor de nosotras", corrobora Badosa. Debutarán contra las mexicanas Giuliana Olmos y Renata Zarazua. 

"Paula me ha impactado porque físicamente se ha puesto muy fuerte, mete mucha velocidad a la bola y su saque es más duro", relata la valenciana, que advierte que a Sorribes le puede venir muy bien la pista sintética del Ariake. "No es tan rápida, la bola vuela mucho. Venimos de Wimbledon donde subía 20 centímetros y aquí puede saltar hasta 1,20", describe Medina que advierte que el dobles es "como un matrimonio". Si está bien avenido, y estos dos lo están, pueden llegar lejos.