NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

SEVILLA

Una excusa con las patitas muy cortas

Diego Alonso culpó de la derrota ante el PSV a la expulsión de Ocampos por lo complicado que fue jugar en inferioridad... pero en superioridad tampoco supo.

Actualizado a
Una excusa con las patitas muy cortas

Dice el refrán que las mentiras tienen las patas muy cortas, pero las excusas, cuando son malas, más todavía. Y sólo de paticorta se puede calificar la excusa que Diego Alonso, técnico del Sevilla, dio para justificar la derrota ante el PSV que supone la eliminación de la Champions de los de Nervión. “A este nivel jugar en desventaja es grande, es Champions. Ellos son un buen equipo y los teníamos controlados en once contra once, ajustando presiones y llegando. En ataque estábamos muy bien también. Pero jugar con uno menos... el rival saca ventaja”, justificaba.

Y si bien es cierto que jugar con uno menos en la Champions es algo que se nota, también lo es que el Sevilla estaba dos goles por delante en el marcador y con cuatro cambios aún por hacer. Tres de ellos, de una tacada, se hicieron con el Sevilla aún por delante el marcador. Diego Alonso, en un ataque de entrenador, dio entrada a la vez a Nianzou, Jordán y Rafa Mir, llegando rápidamente el gol del empate de los neerlandeses y un poco más tarde, el de su triunfo.

Lógicamente, Ocampos no se puede ir de rositas. Pero quizás deba ser más señalado por la primera amarilla, por su enésima airada e innecesaria protesta, que por una falta que hace a destiempo donde el último culpable es él. Para que Ocampos tuviera que defender esa jugada, el mediocentro defensivo, Fernando, tenía que estar fuera de sitio porque no podía con las botas, y el lateral derecho, Juanlu, un chaval al que las circunstancias han adaptado a esa posición, no hacer la falta táctica de rigor. El resto de la historia ya es de por sí conocido.

Pero la excusa de la inferioridad es hilarante. El PSV remontó dos goles a un Sevilla con uno menos en casi media hora. Al mismo Sevilla que hace tres semanas, en Vigo, jugó con uno más el mismo tiempo y sólo fue capaz de igualar el gol de ventaja que tenía el Celta. Si jugar con uno menos a nivel Champions se nota, jugar con uno más a nivel Liga debería tener el mismo reflejo, y en el caso del Sevilla de Diego Alonso no es así. Ya se sabe, del siempre sabio refranero se puede extraer que antes se coge al Sevilla que a un cojo.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Normas