NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ESPANYOL

Los “cómplices” de Diego Martínez

“Somos muy complementarios”, advierten los ayudantes del entrenador del Espanyol, Raúl Espínola, Víctor Lafuente y Álvaro García. “Tenemos mucha ilusión por este proyecto”.

Actualizado a
Cuerpo técnico Espanyol
RCDE

“Somos un equipo técnico muy complementario, hemos alcanzado una complicidad muy grande, y tratamos de dar soporte a lo que necesite el míster y el equipo de jugadores”. Así presenta Raúl Espínola, el segundo de Diego Martínez, a los nuevos integrantes del cuerpo técnico del Espanyol, que completan el preparador físico Víctor Lafuente y Álvaro García, ayudante técnico.

“Creemos mucho en el cómo se entrena, cómo se juega. Y queremos trasladarlo desde la exigencia del día a día”, explica Espínola, en un reportaje de Espanyol Media, donde abunda: “Tenemos mucha ilusión por este proyecto. Nos lo vamos a dejar todo, vamos a trabajar al máximo para que este proyecto salga de la mejor manera posible. Vamos a dar lo mejor de nosotros mismos. Queremos que el equipo conecte con la afición, eso es muy importante”, recalca.

Entre las tareas del segundo, se encuentran las de “analizar rivales, jugadores a nivel individual, de diseñar tareas para el entrenamiento. Vamos mejorando, intentando aportar con generosidad y dedicación, que es lo que le pedimos después al equipo”.

“Somos un cuerpo técnico interdisciplinar. Es importante que todos aportemos en todos los sentidos”, destaca Álvaro García, quien puntualiza: “Yo estoy enfocado en el análisis”. “Nos da una información muy importante para modelar la idea de juego que se pretende desarrollar durante la temporada”. Y tanto se emplea en los futbolistas propios como, lógicamente, sobre los adversarios que están por venir.

Y Lafuente describe su función de preparador físico como “generar un soporte fisiológico y biológico que permita al jugador desarrollar su mejor versión para y por el equipo, dentro de la identidad que el míster trata de implantar”. “Cada jugador es único, tratamos de personalizar la preparación”, indica. Y remata: “Se puede crear incluso un soporte emocional para dar la mejor versión”.

Lo manifiesta Lafuente, pero asienten todos: “No hay fórmulas mágicas. Tenemos una metodología, pero al final debes adaptarte al escenario, el club, los recursos, las instalaciones y la plantilla”. Y ahora se encuentran en el Espanyol, donde inician un proyecto con el que se han comprometido por dos temporadas.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?