NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

SUPERCOPA DE EUROPA

Real Madrid 7-3 Eintracht: así fue la final histórica de la Copa de Europa de 1966

Esta final es conocida como el mejor partido de la historia, por los goles y por el nivel futbolístico que se vio sobre el terreno de juego, especialmente el mostrado por el Real Madrid.

Álvaro Villaverde
Actualizado a
Gol de Puskás en el Real Madrid 7-3 Eintracht de Frankfurt perteneciente a la Supercopa de Europa de 1960

Aunque el historial de enfrentamientos entre Real Madrid y Eintracht de Frankfurt sea de un solo partido, lo cierto es que ese partido tiene una importancia destacada en la historia, por lo que estaba en juego, nada más y nada menos que la final de una Copa de Europa y por cómo se desarrolló ese partido. Han pasado más de 60 años de ese encuentro, pero su recuerdo se mantiene entre los nostálgicos y los amantes al fútbol. El resultado fue de 7-3 favorable al Madrid, que con esa victoria conseguía su quinta Copa de Europa en otras tantas ediciones disputadas. Por esa época, ningún equipo plantaba cara a los blancos en Europa.

El equipo entrenado por Miguel Muñoz y presidido por Santiago Bernabéu llegaba como claro favorito a esta final que se disputaba en Escocia, concretamente en el Hampden Park de Glasgow. De hecho, mientras que el Madrid ya había ganado cuatro Copas de Europa, el Eintracht seguía siendo un equipo amateur. En un reportaje realizado por AS en el que se entrevistó a Friedel Lutz y Erwin Stein, dos exjugadores del Eintracht que disputaron esa final, ambos comentaron que “el día ante de viajar a Glasgow todos trabajamos. Yo (Lutz) era mecánico en una fábrica y Stein, funcionario. En Glasgow hicimos un entrenamiento de prueba y ya está. Nos entrenábamos los martes y los jueves”. Ante un Madrid que contaba en esos momentos con Di Stefano o con Puskas, entre otros, parecía una machada vencerles en la final.

En un estadio que batió récord de asistencia en un partido de fútbol (más de 127.000 espectadores), lo cierto es que los alemanes dieron guerra a los blancos: empezaron el encuentro dificultando mucho al equipo español con su presión, sumándose el añadido de que Kress les puso por delante en el minuto 10 tras un pase de Lindner. Después de ese gol, el Eintracht tuvo un par de llegadas más para poner el 2-0, pero no las aprovecharon por el buen hacer de Rogelio Domínguez (portero merengue). Poco a poco, el Madrid se fue imponiendo con el paso de los minutos. La conexión Puskas-Di Stefano comenzó a funcionar, siendo el delantero argentino el que daría la vuelta al marcador con dos tantos en los minutos 27 y 30. El Eintracht empezó mejor, pero el Madrid, que se iba por delante al descanso, fue superior según avanzaba el primer acto.

Durante el descanso, el técnico alemán dio orden de hacer marcaje doble a Di Stefano y a Puskas. Pero no funcionó. De hecho, el húngaro fue el encargado de marcar los siguientes tres goles del partido haciendo gala de todas sus facetas como goleador (minutos 45, 56 y 60). El Madrid seguía metiéndole ritmo al choque mientras que el físico de los alemanes iba decayendo. Stein puso el 2-5 en el 64, pero rápidamente Puskas volvía a poner las cosas en su sitio y anotaba el cuarto en su cuenta particular. Cuatro minutos después del gol sexto tanto madridista, Stein firmaba su doblete y marcaba el tercer gol del Eintracht. Por último, Di Stefano hizo el séptimo y definitivo gol del Madrid en el 75. El último cuarto de hora de partido fue un mero trámite que aprovechó el equipo de la capital de España para lucirse y dar espectáculo con el balón ante un rival ya resignado. En definitiva, fue un encuentro en el que el Eintracht salió muy valiente, pero que terminó por venirse abajo ante un Madrid con más calidad y que se mereció el título. El espectáculo fue tal que durante muchos años la BBC repetía el partido cada Navidad.

“En la cena, tras el partido, cada jugador del Madrid nos regaló un reloj de oro. A mí me lo dio Gento. Con lo que ganábamos nunca podríamos haber comprado eso. Nosotros les dimos a ellos un banderín con un valor de 20 marcos y aquellos relojes valían 600″. Stein recordó esta anécdota que ejemplifica a la perfección el poder que tenía uno y otro equipo por aquellos años. Ahora, para la final de Helsinki (es el segundo partido oficial que disputen entre ellos, esta vez de la Supercopa de Europa), el Madrid vuelve a ser de nuevo el favorito.

La ficha del partido

EINTRACHT: Loy; Lutz, Eigenbrodt, Hoefer; Stinka, Weilbaecher; Kress, Lindner, Stein, Pfaff y Meier.

REAL MADRID: Domínguez; Marquitos, Santamaría, Pachín; Vidal, Zárraga; Canario, Del Sol, Di Stéfano, Puskas y Gento.

GOLES. 1-0 (18′): Kress. 1-1 (26′): Di Stéfano. 1-2 (29′): Di Stéfano. 1-3 (45′): Puskas. 1-4 (56′): Puskas. 1-5 (60′): Puskas. 1-6 (71′): Puskas. 2-6 (72′): Stein. 2-7 (74′): Di Stéfano. 3-7 (76′): Stein.

ÁRBITRO. Jack Mowat (Escocia).

ESTADIO. Hampden Park (Glasgow). 127.621 espectadores.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?