MIGRANTES DEL BALÓN

Adrián Guerrero, de 'flipao' a campeón

El defensor catalán del FC Zúrich acaba de conquistar su primer título como futbolista profesional y disputará la fase previa de la Champions League.

0
Adrián Guerrero, de 'flipao' a campeón
Adrián Guerrero Instagram

El pasado mes de noviembre, Adrián Guerrero (Blanes, 1988) marcó el gol con el que el FC Zúrich derrotó al Sion en la 14ª jornada de la Primera División suiza. Después dijo ante la prensa que sí, que su equipo estaba preparado para proclamarse campeón nacional por primera vez desde 2009. "Estaba por las nubes. Siempre decía que íbamos partido a partido, pero ese día dije que por qué no, que ganar la liga era un sueño y que íbamos a luchar por hacerlo realidad. Alguno me llamó 'flipao', incluso algunos rivales me escribieron por Instagram", desvela el lateral catalán. Después de aquellas declaraciones, el Zúrich encadenó 11 partidos sin perder y el pasado 1 de mayo se proclamó campeón de la Swiss Super League. A los de André Breitenreiter les sobraron cuatro jornadas para acabar con la tiranía del Young Boys, ganador del torneo en 2018, 2019, 2020 y 2021. "Alguna vez he pensado en responder, pero no soy de pasar facturas", añade entre risas un Adrián Guerrero pletórico tras conquistar su primer título como futbolista profesional: "Hace un año era inimaginable, por eso le doy muchísimo valor. Me considero un afortunado".

"Cuando contactaron conmigo me dijeron que querían volver a competir por los campeonatos y ser un equipo grande en Suiza. Tengo la ilusión de devolver al club al lugar que por historia le corresponde", desveló Guerrero en AS el pasado mes de enero. Lo que no esperaba es que el club necesitara tan poco tiempo para cumplir su ambicioso objetivo. De hecho, las apuestas daban al FC Zúrich como uno de los candidatos al descenso. "Llegamos muchos jugadores nuevos, el entrenador también era nuevo... Eso se juntó con que la pretemporada no fue bien y algunos expertos decían que íbamos a quedar últimos. Pero en el fútbol no hay nada escrito. Por eso es un deporte tan bonito", detalla Guerrero, quien otorga gran parte del mérito a su entrenador, el alemán André Breitenreiter: "Cuando llegó dijo que ganar la liga era posible. Todos nos miramos extrañados. Sobre todo porque el Young Boys llevaba muchos años haciéndolo muy bien. Aquel comentario pasó un poco desapercibido, pero semanas después, mientras comíamos, insistió en que íbamos a luchar por el campeonato. Él lo tenía claro y al final lo hemos logrado".

"A veces creemos que fuera de España hace mucho frío y nos da miedo salir, pero mí experiencia está siendo increíble".

Adrián Guerrero

Breitenreiter, que en Alemania ascendió a la Bundesliga con Paderborn y Hannover 96 y disputó la Europa League con el Schalke 04, convirtió al Zúrich en una máquina casi perfecta. "Presionamos arriba, hacemos transiciones rápidas, intentamos robar y buscar directamente la portería contraria, presionamos uno contra uno en campo rival... Ha encontrado la posición en la que cada jugador rinde mejor. Nos ha dado mucha confianza y hemos conseguido ser mejores de lo que pensábamos. Yo, personalmente, he marcado cuatro goles y he dado 10 asistencias. Son números que no habría imaginado nunca", confiesa Guerrero, que juega como carrilero izquierdo en un sistema de tres centrales y tiene mucho peso en las dos áreas. "En mi debut marqué gol, en la segunda jornada di dos asistencias, en la tercera otra... Pensé: 'Este es mi año'. Y desde entonces todo ha ido rodado. Me siento física y mentalmente mejor que nunca", descubre el español, obligado a "generar muchas cosas en ataque y contribuir en defensa". "Mi trabajo es diferente al de un lateral. Yo soy el único jugador que hay en banda", completa.

La Swiss Super League se ha convertido en un trampolín para llegar a grandes clubes y Adrián Guerrero, que se ha erigido como uno de los grandes futbolistas del campeonato, lo sabe: "El club es consciente de que mi objetivo es dar el salto a una liga top. Ya sea a corto, medio o largo plazo". No obstante, el catalán se muestra tranquilo "porque me quedan dos años de contrato y estoy muy a gusto en el FC Zúrich", que jugará la fase previa de la UEFA Champions League tras conquistar la liga por 13ª vez en su historia. "Jugar la Champions es un aliciente. y jugar la fase de grupos un sueño. La fase previa va a ser dura porque nos vamos a enfrentar a equipos que vienen de hacer grandes temporadas, pero trabajaremos mucho para alcanzar la fase de grupos". Adrián Guerrero sueña en grande, y gran parte de su crecimiento tiene que ver con la decisión de irse a jugar al extranjero: "Siempre había tenido curiosidad por ver cómo sería jugar en otros países y tenía claro que, si surgía la oportunidad, viviría la experiencia. A veces creemos que fuera de España hace mucho frío y nos da miedo salir, pero para mí está siendo increíble".