MÁLAGA

Las lesiones aceleran el plan del Málaga en el mercado

Las bajas de Genaro y Chavarría y la posible salida de Antoñín evidencian la necesidad de reforzar el centro del campo y la delantera. Tampoco se descarta la llegada de un central.

0
Las lesiones aceleran el plan del Málaga en el mercado
MARIANO POZO DIARIO AS

Las últimas lesiones que han sufrido jugadores del Málaga han provocado cierta alteración en el plan de mercado que el club blanquiazul tiene para esta recta final del mes de enero. La rotura del menisco de Genaro es la que más inquietud ha provocado, ya que requerirá un periodo mínimo de recuperación de unos dos meses, plazo que puede verse aumentado si surge alguna complicación. Además, la nueva lesión muscular de Chavarría vuelve a dejar a Sekou como único delantero centro disponible para José Alberto.

A día de hoy, sin Genaro, el técnico asturiano solo dispone de tres centrales (Juande, Peybernes y Lombán) y de un pivote defensivo (Escassi) que, paradójicamente, es la principal opción para actuar en el centro de la zaga en caso de emergencia. Todo ello hace que el club se plantee la llegada de un centrocampista que pueda cubrir las carencias que dejan en la plantilla las ausencias de Luis Muñoz y Genaro.

En cuanto a la delantera, la aportación de Chavarría tras su lesión de rodilla ha sido mínima. Una vez recuperado de su grave dolencia ha encadenado ya varias lesiones musculares cuando apenas ha podido disputar 221 minutos en seis encuentros, cinco de Liga y uno de Copa. A esto hay que añadir que el rendimiento de Sekou, igualmente lastrado por sus problemas físicos, tampoco ha sido ni mucho menos el esperado y que la salida de Antoñín en este mercado está cada vez más próxima. Por todo ello, la llegada de un delantero, opción que siempre ha estado sobre la mesa, ha ganado enteros en los últimos días.

No se descarta la llegada de un central

En función de cómo evolucione el mercado y de las opciones que se pongan a tiro, Manolo Gaspar y su equipo no descartan la llegada de un central, siempre y cuando sea una opción que eleve claramente el nivel y mejore lo que hay en la plantilla. En este sentido, influirán también los movimientos que se produzcan en el capítulo de salidas. El Málaga ahora mismo solo dispone de dos fichas libres, que podrían ser tres si sale Antoñín. Además, hay otros jugadores como Jairo o Ismael Casas que tienen un futuro incierto y que podrían abandonar La Rosaleda antes del próximo 31 de enero, aunque en el caso del lateral no parece muy probable tras la cesión de Iván Calero al Alcorcón.