VALENCIA

Mosquera, el central más precoz de la historia del Valencia

El Valencia negocia la ampliación de contrato del canterano, que debutó ante el Atlético Baleares en la eliminatoria de Copa y que se ha ganado a Bordalás desde el primer día.

0
Mosquera, el central más precoz de la historia del Valencia
MIQUEL A. BORRAS DIARIO AS

Cristhian Mosquera (Alicante, 2004) le incluye The Guardian entre los 60 mejores futbolistas de Europa de su generación. En esa lista figuran también Gavi, Obrador y Guerrero. Mosquera es el segundo de ellos que debuta con su primer equipo. Al primero ya lo conocen por sus andanzas en el Barcelona y en la Selección.

Mosquera se convirtió en el Estado Balear en el octavo jugador más joven en debutar en partido oficial en la historia del Valencia, que se dice pronto. Lo hizo con 17 años, 6 meses y 23 días. Menos inclusive de los que tenía Ferran Torres cuando se estrenó con Marcelino (17 años, 9 meses y 1 día). Mosquera, de hecho, es el central más precoz en estrenarse con la camiseta del Valencia. Y el dato tiene su relevancia tratándose de una entidad que en sus 103 años ha formado históricos jóvenes defensores: Tendillo, Arias, Giner, Camarasa, Albiol...

Mosquera, de padres colombianos que emigraron a España a ganarse la vida, debutó con el Valencia de Bordalás contra el Atlético Baleares en la Copa del Rey. Y si no fuera por una lesión en el gemelo que le ha tenido dos meses en el dique seco, este perfil se hubiera escrito tiempo antes. Bordalás tiene puestas en el joven central muchas expectativas. El alicantino no es de elogio fácil y tras el partido dijo sin pestañear: "Ha sido con diferencia el mejor".

Quienes le conocen o le han entrenado destacan sus múltiples virtudes: envergadura, velocidad, elasticidad, técnica y mentalidad. El central, a quien tampoco se le dan nada mal los estudios (cursa Bachiller), llegó al Valencia con 12 años procedente del Hércules de Alicante. Antes se formó en el SCD Carolina y en el Cavañete de San Blas. El Valencia le incorporó para su Academia por el buen ojo de su departamento de captación.

Mosquera vive desde entonces en la residencia de la ciudad deportiva de Paterna. Y eso habla también de su profesionalidad. El canterano firmó un contrato cuando cumplió los 16 años con el que muchos se habrían independizado. Pero Mosquera sabe que en la residencia completará su formación como futbolista bajo dos premisas: alimentación y descanso.

El Valencia le renovó hasta 2023 cumpliendo con las expectativas de su padre: un proyecto deportivo para su hijo. A la puerta de su representante Sergio Barila, de InvSport, llegaron propuesta desde Alemania e Italia, también desde España. Pero el Valencia, con Pablo Longoria al frente de la parcela deportiva, aunque las gestiones las llevaron Marcos Otero y Luis Martínez, le ofreció unas pautas de entrenamiento individualizado para hacerle un futbolista más completo. Y por ahí, además de mejorándole el contrato, el club che se aseguró la renovación de Mosquera, que está encantado de su decisión.

Ahora el Valencia negocia otra ampliación de contrato. Las partes están cerca de llegar a un acuerdo porque la voluntad de todos es la de continuar. El club de Mestalla sabe la perla que tiene entre manos, de ahí que le quieran blindar, y el futbolista entiende que su proyección y explosión pasa por Mestalla, de ahí que se vea al Valencia como un club idóneo donde seguir. Y no solo los clubes están pendientes de Mosquera, también dos federaciones: la española y la colombiana. Con España ha jugado en categoría Sub'16 y Sub'18, Colombia le llama cada dos por tres para recordarle que si quiere, las puertas del país de sus padres las tiene abiertas.