PORTUGAL

La bomba que prepara el Benfica

Andrea Pirlo está entre los candidatos para sustituir a Jorge Jesús como entrenador del equipo portugués, según ha informado Calciomercato.

0
Andrea Pirlo durante su etapa como entrenador de la Juventus.
MASSIMO PINCA REUTERS

Jorge Jesús se encuentra cada vez más cuestionado en el banquillo del Benfica. El equipo marcha tercero en la liga portuguesa (a cuatro puntos del Oporto y Sporting), y acaba de perder por 3-0 en los octavos de final de la Taça de Portugal contra el Oporto. Por eso desde el club lisboeta están empezando a buscar sustitutos para el banquillo. Uno de los nombres que están primeros en la lista es Andrea Pirlo, según Calciomercato.

Rui costa, presidente del Benfica, ya se ha puesto en contacto con el italiano para conocer su disponibilidad, según este medio. Ambos coincidieron como jugadores en el Milan (desde la temporada 2001/2002 hasta la 2005/2006) y desde entonces tienen una estrecha relación.

El Benfica no ha sido el único que ha estado interesado en Pirlo. Este año ha sonado como uno de los candidatos para sustituir a Koeman en el banquillo culé. Tras una temporada, el exfutbolista salió en mayo de la Juventus en la que fue su primera experiencia como técnico tras pasar por el filial bianconero. Se marchó al final del curso pasado después de meter al equipo cuarto y, por tanto, en puestos de Champions League, en la última jornada. Aunque consiguió ganar la Copa de Italia y la Supercopa italiana, estuvo lejos de ganar el Scudetto y perdió en los octavos de Champions League contra el Oporto.

Pero el Benfica también tiene otros candidatos para el banquillo, según este medio. Uno de ellos es Paulo Fonseca, extécnico del Oporto y el Braga, entre otros, que viene de entrenar a la Roma durante dos temporadas. El otro aspirante al banquillo es Nuno Espírito Santo. Destituido del Tottenham hace un mes, ha dirigido también a los dragones y a otros equipos como el Wolverhampton o el Valencia. El próximo partido liguero del Benfica contra el Oporto el día 30 podría ser clave en el futuro del banquillo lisboeta.