FRANCIA

Tensiones internas en el PSG

Según L'Équipe, el conjunto parisino ha vivido una temporada llena de tensión a pesar del éxito deportivo. La falta de disciplina puede ser un problema en el club.

0
Entrenamiento del PSG
DIARIO AS

El PSG se ha convertido en un club en el que los resultados deportivos han pasado a segundo plano en los últimos años. Cada temporada, las tensiones se incrementan en el vestuario y salen a la luz temas delicados que dejan en un mal lugar a un club que intenta sentarse en la mesa de los más grandes de Europa cada año. El diario L'Équipe ha revelado hoy varios sucesos que vuelven a poner en entredicho la estabilidad que hay dentro del vestuario.

El primer suceso al que hace alusión el rotativo francés aconteció en verano. El PSG viajó en agosto a Israel para jugar la final de la Supercopa contra el Lille y, justo antes del encuentro, Gueye dio positivo. El centrocampista había rechazado vacunarse por motivos religiosos y debía guardar en Tel Aviv una cuarentena de 10 días, algo que evitó gracias a negociaciones de las altas esferas del PSG con el gobierno israelí. Aquello se produjo en un verano cargado de tensión en París, ya que los parisinos perdieron la final ante el Lille y comenzaron mal la temporada. Sin embargo, la llegada de Messi calmó las aguas y provocó un paso inmediato de la decepción a la ilusión.

Otra de las discrepancias que se han generado en la capital francesa surgieron a raíz del fichaje de Donnarumma. Según informa L'Équipe, Pochettino no pidió en ningún momento la llegada del italiano. "Ante las cámaras, Pochettino pone cara de circunstancias. En privado, es consciente de la magnitud del trabajo que le espera y de los escollos que le esperan. Con jugadores de esta talla, más con Sergio Ramos, todo el panorama político del vestuario está destinado a cambiar también. Y en París, el vestuario es por naturaleza explosivo", subraya L'Équipe.

Como siempre, Neymar suele estar involucrado en algunos problemas que se han ido generando a lo largo de los últimos meses en París. L'Équipe hace mención a un día en el que el brasileño no se presentó a tiempo a una firma con los patrocinadores, provocando que Leonardo llegara a pensar en castigarle severamente, pero finalmente no lo hizo debido al miedo de que se filtrara el castigo. El prestigioso diario francés informa de que aquel retraso se podría haber debido a unas discrepancias con una prueba de Covid por la mañana.

Lo que tampoco ha pasado desapercibido para L'Équipe son las salidas nocturnas de los jugadores y la poca disciplina que impera en el vestuario. Este lunes, dos jugadores sudamericanos (no compartían nacionalidad) llegaron indispuestos a Camp des Loges tras haber salido de fiesta en la noche anterior y no entrenaron sin consultarlo al cuerpo técnico. La noche del 29 de noviembre, por ejemplo, varios jugadores del PSG acudieron a una discoteca de París para celebrar el séptimo Balón de Oro y ni Messi ni Paredes entrenaron al día siguiente por una gastroenteritis, algo que supuestamente habría molestado a la plantilla del PSG.

El culebrón Icardi-Wanda Nara ha sido otro de los acontecimientos que han causado problemas en el vestuario. Al delantero se le permitió viajar a Italia para recuperar a su mujer sin haberse tomado ni siquiera tiempo libre, mientras que todos los jugadores, miembros y empleados del club habían reducido su jornada laboral una temporada antes. L'Équipe hace referencia a una discusión en el centro de formación del PSG, Camp des Loges, cuatro días antes de estallar la bomba de su ruptura.

Otra de las anécdotas que deja el largo y tendido artículo de L'Équipe involucra directamente a Keylor Navas y Donnarumma. Tras acabar el partido contra el Niza hace tres semanas, Bulka, portero suplente del Niza cedido por el PSG, se acercó al vestuario de los parisinos a saludar a los jugadores y le dijo a Keylor Navas que era una casualidad llevar la misma marca de guantes. Según un testigo de aquella conversación, el costarricense miró a Donnarumma y dijo: "Solo los mejores porteros del mundo llevan estos guantes". El italiano lleva Adidas, mientras que el Tico usa Sells. Para acabar, L'Équipe no puede garantizar la continuidad de Kimpembe, que podría unirse al Chelsea para volver a encontrarse con Tuchel.

La continuidad de Mbappé es otro de los temas de actualidad en el PSG. Según informa el rotativo francés, el internacional francés tiene, ahora mismo, muy pocas opciones de renovar su contrato con el conjunto parisino, ya que las negociaciones no avanzan y los sucesos que se han ido repitiendo a lo largo de la temporada en París no invitan al optimismo, sobre todo a nivel interno.