MUNDIAL

La idea revolucionaria para frenar a la FIFA: vetos obligados

La federación portuguesa planteó que un país no pueda jugar dos ediciones seguidas del Mundial si es bienal, lo que permitiría que lo disputaran más selecciones.

0
La idea revolucionaria para frenar a la FIFA: vetos obligados

El Mundial cada dos años que plantea la FIFA ha causado un verdadero tsunami en el fútbol europeo. La firme oposición de la UEFA se ha traducido en una amenaza de boicot por parte de algunas de sus federaciones, especialmente las nórdicas, y en una disputa entre Ceferin e Infantino que hace temblar los cimientos.

El mensaje del presidente de UEFA al de FIFA no pudo ser más directo en la reunión en la que se les expuso el plan. "Eso puede traer terribles consecuencias para el fútbol", contó Reuters que le dijo en una conversación que supuestamente está grabada.

En cualquier caso, en esa misma reunión la FIFA también quiso escuchar las propuestas, no sólo los lamentos, de las 55 federaciones europeas. Una de ellas, la más llamativa e impactante, partió del CEO de la federación portuguesa, Tiago Craveiro. Según la FPF, una idea sería evitar que un equipo que juegue una edición repita en la posterior.

"¿Mantienes tu palabra de que la FIFA seguiría adelante con esto? ¿No es este un proyecto que no daña a nadie?", le preguntó a Infantino, según la conversación a la que antes se hace mención. El presidente de FIFA le dijo que esa idea sería analizada. "Necesitamos tratar de encontrar un terreno común. No vamos a seguir adelante con cualquier propuesta si alguien es perjudicado. Doy la bienvenida a la idea de Tiago, es algo que los técnicos estudiarán y que debemos mirar", comentó.

Este miércoles está previsto que el Consejo de la FIFA decida si someter a votación entre sus 211 miembros el cambio de calendario y la propuesta de Arsene Wenger de disputar el Mundial cada dos años. Dos tercios de las federaciones deberían aprobar cualquier decisión que se adopte en la Asamblea extraordinaria, que podría celebrarse el 20 de diciembre. La UEFA no quiere llegar a este punto de poder verse entre la espada y la pared.