ATLÉTICO DE MADRID-LIVERPOOL

Klopp, un admirador dolido que visita al Atlético con rencillas

El técnico del Liverpool pasó de los elogios al Atlético y a su estilo antes de la eliminatoria de 2020 a las críticas a su juego de después. El alemán llega con cuentas pendientes.

0
Klopp y Simeone se dan un abrazo antes del último Atlético-Liverpool
CHEMA DIAZ

Entre el Atlético y el Liverpool ha nacido ya una cierta rivalidad, especialmente tras la eliminatoria de octavos de 2020. Aquella derrota dolió a Klopp y no lo disimuló. Este lunes lo reconoció. Los elogios que el alemán lanzaba a los rojiblancos en la previa de aquel cruce se convirtieron en críticas al estilo de juego que acabó apeando de aquella Champions. El 2-3 de Anfield dio para muchos debates en Inglaterra y esta noche el técnico red se vuelve a ver con Simeone y su equipo. Y Klopp ya avisó la misma tarde de los bombos: “Tenemos una cuenta pendiente con el Atleti…”.

En el anterior sorteo, el de la 19-20, sí hubo buenas palabras. Entre que el azar preparó el Atlético-Liverpool y los partidos pasaron más de dos meses en los que el sentir general era que el equipo inglés, vigente campeón de Europa y con la Premier en el bolsillo con unos registros brutales, era muy favorito. Pero Klopp no se venía arriba y, cuando le preguntaban, ponía en valor a los rojiblancos, especialmente a Simeone, a Morata y a João Félix.

"El Atlético es una máquina con un plan muy claro"

“El Atlético es una máquina”, resumió Klopp el día antes de la ida. "Jugar contra el Atlético es una de las cosas más difíciles en la vida de un futbolista". "Pase lo que pase están ahí. Si no estás metido al 100%, en cuanto pierdas el balón te van a hacer daño". Muchos comentarios positivos hacia su rival. Es más, el alemán incluso defendió a Simeone y los suyos ante quienes criticaban su forma de jugar: “Para mí un fútbol que tenga éxito es atractivo. Es equipo muy intenso, con velocidad, agresividad, con un plan y filosofía muy claros...". Realmente Klopp parecía admirar de forma sincera al Atleti, de donde también salían halagos en el otro sentido. Simeone hablaba de “un Liverpool para la historia”.

Pero aquella noche algo se rompió. El Atleti ganó 1-0 (Saúl, 4') a un Liverpool que se sintió maniatado y que ni remató entre los tres palos. A Klopp le cambió el gesto. De las bromas de la previa a los comentarios ácidos hacia los rojiblancos, el árbitro… “No quería sacar a Mané (lo sustituyó en el descanso porque se estaba jugando la expulsión). Me daba un poco de miedo, su rival se caía en cuanto Sadio le soplaba”. Y añadió: "El árbitro también tenía que lidiar con el ambiente. Ha habido cosas que no ha visto...".

"Lo celebraron como si hubieran pasado"

El plan era empezar a calentar la remontada desde la misma sala de prensa. Y lanzó un aviso: “He visto caras muy felices, pero esto no ha acabado. Queda Anfield…”. A ese tren se subieron varios jugadores. "Es frustrante cuando lo das todo y por decisiones concretas no consigues nada", lamentó Joe Goméz. “Es su manera de jugar y la del fútbol español", añadió Van Dijk. “El Atleti lo celebró como si hubieran pasado. Ahora tienen que ir a Anfield…”, retó Robertson. Desde la Prensa inglesa se jaleó también.

Cuando llegó la vuelta, seguía sobre la mesa todo lo ocurrido en el Metropolitano. “Creamos ocasiones y ellos nos marcaron un gol de suerte, gracias a un rebote”, se animó Klopp, que volvió a jugar la carta del ambiente: “Muchos del Atlético no han jugado en un estadio como Anfield, quizá Morata y Costa sólo…”. El partido fue muy diferente al de la ida y el Liverpool bombardeó al Atleti, que acabó remontando el 2-0 en la prórroga con los goles de Llorente (dos) y Morata.

"Eso aquí no pasaría jamás"

Y a Klopp, lo que un mes antes le parecía “atractivo” si tenía éxito, aquella noche le parecía incomprensible. “No entiendo al Atlético, su manera de jugar, pero es justo ganador. Podrían jugar mejor fútbol, pero prefieren quedarse atrás y contraatacar”, comentó. Aquel comentario generó multitud de respuestas, unas a favor de Klopp y otras, la mayoría, muy críticas tanto con lo que dijo como con el rendimiento, señalándole que el Atleti le había ganado los dos partidos. Capello, Berbatov, Parlour, los columnistas británicos… Días después, el alemán agregó que la crisis del coronavirus que se vivía ya en Madrid les afectó en la preparación.

Año y medio después, el bombo europeo vuelve a cruzar al Atleti y el Liverpool, esta vez en fase de grupos, por lo que la tensión no será la misma. Pero el equipo red llega con ganas. Para empezar, se siente perjudicado por el calendario: al Atleti le han aplazado la visita al Granada. “Eso aquí no lo harían jamás”, lamentó. Klopp regresa al Metropolitano con ganas de resolver rencillas no tan viejas. Y, aunque lo matiza, insiste en su idea: "Siempre lucha por todo, dice mucho de su calidad y lo respeto mucho, aunque no me guste tanto y prefiera otro tipo de fútbol". Pero asume el meollo de todo: "Lo dije con enfado. Estaba influido por mi humor tras el partido".