FÚTBOL INGLÉS

Salford, el otro equipo de Lim

El dueño del Valencia adquirió el club inglés el mismo año que desembarcó en Mestalla. La afición le admira. "Aquí está más conectada", dice su hinchada.

0
Salford, el otro equipo de Lim
DAVID GONZALEZ DIARIO AS

Al noroeste de Manchester, a unos 10 kilómetros del centro, está la casa del Salford City, el otro club propiedad de Peter Lim. Anclado en un barrio residencial y lejos del bullicio de la gran ciudad, aparece el coqueto Peninsula Stadium. Los puristas lo conocen como Moore Lane, la denominación que siempre recibió el campo antes de ser devorado por un nombre comercial. En el estadio del Salford, con capacidad para 5.000 espectadores, se respira ambiente de fútbol. Y eso que el equipo milita en la League Two, la cuarta categoría del fútbol inglés. Pero desde que Peter Lim y la 'Clase del 92' se hicieron cargo del club la progresión del equipo es interesante. Se han ascendido cuatro categorías casi de golpe y la felicidad reina en una afición entregada y humilde. El club, pese a estar en manos de Lim y de varios exjugadores del Manchester, mantiene la esencia de siempre. "Tú no sólo apoyas al equipo. Le perteneces", es el lema que decora la entrada del estadio del Salford.

En 2014, Peter Lim y varios exjugadores del United decidieron comprar a 'The Ammies', como se le conoce cariñosamente a un club que nació en 1940. Gary Neville, Phil Neville, Giggs, Scholes y Butt, la conocida Clase del 92, dieron un paso al frente para adquirir parte del accionariado. Poco después, Lim, que ese mismo año compró el Valencia, se hizo con el 40% de las acciones del Salford y David Beckham compró otro 10%. En Moore Lane todos respetan a los ex del United y la labor de Lim, aunque varios aficionados aseguran que jamás ha aparecido por el estadio. Beckham lo ha hecho en un par de ocasiones, mientras que Scholes y Neville, exentrenador del Valencia, son casi fijos en los partidos de casa. En una de las preferencias tienen su butaca reservada, justo delante de un coqueto palco privado con cafetería y todo tipo de comodidades.

A la afición del Salford le parece interesante la gestión de Peter Lim, a diferencia de lo que ocurre en Mestalla. En Valencia, la crítica hacia el singapurense es constante y la presión para que venda el club es cada vez más grande. El hecho de que Lim haya puesto a exjugadores y a gente de fútbol al frente de la gestión mantiene con ilusión a la afición de los leones, el felino que está presente en todos los rincones del estadio, desde el escudo hasta en los focos. La mascota también es un león.

928
990
1195
817
1013
1013

La entrada al Peninsula Stadium y su lema.

La mascota del Salford es un león, siempre presente.

La 'Clase del 92', ex del Manchester dueños del Salford junto a Lim.

FUTBOL 21/22

Una de las tribunas del Peninsula Stadium.

FUTBOL 21/22

Uno de los seguidores del Salford que explicó a AS la gestión de Lim.

FUTBOL 21/22

La entrada al Peninsula Stadium, el campo del Salford.

1 / 6

"No me parece mal que Lim sea el propietario. Lo está haciendo bastante bien. No le hemos visto nunca, pero seguro que tiene un ojo puesto en el club. Además, siempre tiene a alguien de la 'Clase del 92' pendiente de lo que ocurra. Aquí notamos que la gestión es más profesional desde que está Lim. Este señor tendrá mil negocios, entre ellos el Valencia y entiendo que delegue en personas de su confianza. Creo que en el Salford la afición está más conectada a Lim que en el Valencia y aquí la gente le respeta", afirma un aficionado del Salford, quien atiende a AS desde el mismo Peninsula Stadium y señala con orgullo la butaca donde se sienta desde hace años, muy cerca de Scholes y compañía.

La diferencia entre el Valencia y el Salford es abismal, en repercusión, historia e instalaciones. El club inglés, propiedad de Lim, cuenta con 1.800 abonados. Cerca de 3.000 ven los partidos del Salford como local. Una treintena de periodistas cubren los choques en Peninsula Stadium. Para un club de cuarta categoría, es un número considerable. Pero el hecho de que detrás esté la Clase del 92 genera expectación. Basta con pasar unas horas en el Salford para comprobar el cariño y el respeto que hay hacia el dueño, hacia Lim. Aquí, el Salford y el Valencia también están en las antípodas.

Un terreno de juego inclinado

Un césped perfecto, cuidado con mimo y agradecido por la lluvia, llama la atención nada más entrar al Peninsula Stadium. No es raro ver un terreno de juego tan bien cuidado en el Reino Unido. Sin embargo, Moore Lane es diferente. Su campo está inclinado. Se observa a simple vista. No está llano y una de las bandas está más inclinada que la otra. Empleados del club aseguran que los jugadores no lo notan. Las gradas del estadio tampoco son asimétricas y van en consonancia a la inclinación del terreno de juego. El túnel de vestuarios recorre la historia del Salford, un club que adquirió Lim y varios exjugadores del Manchester para llevarlo a la élite. De momento, lucha por salir de la cuarta categoría del fútbol inglés.