ATLÉTICO DE MADRID

El triángulo ofensivo del Cholo

El técnico rojiblanco encontró una conexión de oro juntando a João Félix con Lemar en el perfil izquierdo y con Suárez en el vértice del ataque.

0
Joao Félix, Luis Suárez y Lemar con el Atlético.
SUSANA VERA REUTERS

Cada parón internacional es momento para que Simeone pueda dar una vuelta a sus sistemas y variantes tácticas en este complicado pero productivo inicio de temporada. Y durante estas dos semanas sin competición, el Cholo puede esmerarse en potenciar una combinación que fue letal en el último partido de Liga contra el Barcelona, ya que Lemar y João Félix se han quedado en Madrid y tienen en el punto de mira el regreso de la Champions y la visita del Liverpool.

De la conexión entre el francés y el portugués nacieron los dos goles del equipo rojiblanco para mandar a la lona al Barcelona, con Luis Suárez como tercera parte de la ecuación que emulando al gran Phil Jackson podríamos denominar como la formación del triángulo ofensivo de Simeone. El Cholo buscó hacer daño al Barça con transiciones muy rápidas en ataque y con João Félix como pieza capital, otorgándole la titularidad una vez finalizada su sanción en la competición liguera y después de haber sido el primer cambio para remontar al Milan.

La última sustitución en San Siro había sido la de un Lemar que ya fue determinante en Italia con el penúltimo pase del gol de Griezmann y provocando el penalti que convirtió Suárez para conseguir tres puntos fundamentales. Y de vuelta al once, sumó un fantástico tanto para superar a Ter Stegen y una asistencia de muchos quilates a Suárez en una versión del francés que cada vez añade más relevancia de cara a puerta rival. Si contra el Barça De Paul había iniciado el partido perfilado al sector izquierdo y Lemar al derecho, a los pocos minutos de encuentro el Cholo mandó variar el sistema, acercando al francés a Carrasco y a un João Félix con plena libertad de movimientos y con un gusto habitual para hacerse fuerte en ese sector zurdo donde puede salir del regate hacia su pierna más hábil.

Y con esa concentración de jugadores de talento en la izquierda, el Atlético volvió loco a los Mingueza, Araujo, Piqué, Nico o Busquets, provocando las discusiones dentro del propio equipo blaugrana que no sabía cómo frenar la hemorragia. Carrasco encuentra desde la izquierda a Lemar, que cede de primeras dentro del área para que João Félix pruebe el disparo rozando el palo. Hermoso recibe, busca por dentro a João Félix, que con un control mágico de espaldas se gana el espacio ante Araujo y cede para un Suárez que encuentra con mucha calidad el desmarque de Lemar entre la espalda del central uruguayo, Nico y Mingueza. Golazo del '11'. Minutos después es João Félix el que de primeras recibe un pase de Carrasco desde la izquierda y se la deja perfecta al desmarque de Suárez entre Araujo y Piqué y este remata rozando el palo.

De nuevo, justo antes del descanso Lemar recibe por dentro cerca del área propia, busca a João Félix de espaldas bajando a recibir para dejar un hueco enorme a la espalda de Araujo, que le acompaña. El portugués controla el balón, aprecia el desmarque del francés con una velocidad endiablada y este cede el balón para un Suárez con plena tranquilidad en la definición y que a su segunda gran oportunidad no perdonaba. Dos goles y tres jugadas con combinaciones muy rápidas entre Lemar, João Félix y Suárez, que demostraron una sintonía perfecta en la triangulación y ganan enteros para convertirse en el tridente ofensivo que trate de hacer daño al Liverpool de Klopp. En la segunda parte fue el portugués el que no acertó a marcar el tercero después de una gran dejada del uruguayo cayendo al perfil izquierdo.

Aunque Simeone goza de muchas variantes. Griezmann tiene que sumar galones, después de volver a dejar una gran versión con Francia y desquitarse con su gol en Milán que le da alas para liberarse mentalmente. El '8' tiene su posición ideal por detrás del punta, con esa libertad de movimientos que mostró João Félix. Pero no tienen por qué ser incompatibles. Es más, la presencia de Benzema y Mbappé en Francia provocan una versión de Griezmann como generador de fútbol más cercano al centro del campo en una faceta que Simeone ya le lleva tiempo buscando. Y aunque el regreso al club del francés le ha restado protagonismo a Correa, abocado a sumar minutos en la banda derecha después de sus espectaculares últimos meses en la delantera, el argentino también se puede apuntar a ese triángulo como segundo delantero o como pieza más adelantada, gracias a su buen juego de espaldas para dejar de cara o para girar con unas maniobras que descuadran a cualquier zaguero.

Lemar, João Félix y Suárez se entienden, manejaron a la perfección los tiempos contra el Barça y encontraron la forma de hacer daño al rival aprovechándola y sin mostrar piedad en una primera mitad muy buena del Atlético. Con Carrasco sumando siempre en la izquierda, Simeone tiene un tridente que combina la velocidad y capacidad de romper líneas de Lemar con la calidad y visión de João Félix y la voracidad de Suárez cerca del área. Un triángulo ofensivo de mucho nivel y con muchas piezas por intercambiar, pero que ha ganado puntos después de su gran exhibición contra el Barcelona.