MIGRANTES DEL BALÓN

Jefté Betancor, el canario que golea a las órdenes de Hagi

Jefté Betancor es el máximo goleador de la liga rumana. El canario, que se compara con Benzemá, suma ocho goles en 10 partidos con el Farul.

0
Jefté Betancor celebra uno de sus goles con el Farul Constanta rumano
Farul Constanta Facebook

Sin acaparar portadas ni crear grandes expectativas. Así fue como aterrizó Jefté Betancor (Las Palmas de Gran Canaria, 1993) en Rumanía en 2018. Tras dos exitosas temporadas en Suiza, el delantero canario emprendió una aventura que le ha colocado en la lista de deseos de clubes de todo el mundo. Después de anotar 10 goles y rendir a un nivel espectacular con la camiseta del Voluntari, a Jefté le llovieron las ofertas. Israel, España, Polonia, Grecia... El canario, sin embargo y por extraño que parezca, decidió continuar en Rumanía. El Farul Constanta, fruto de la unión entre el Viitorul -dirigido por Gheorghe Popescu y propiedad de Gheorghe Hagi- y el FC Farul llamó a su puerta no se lo pensó dos veces: "Me decidí por el Farul porque apuesta por jugar bien al fútbol y busca que sus jugadores encuentren oportunidades en clubes más grandes. Además, el míster es Hagi y eso me llamó mucho la atención", reconoce Jefté en AS.

Llegó como un completo desconocido, pero Jefté Betancor es ya uno de los futbolistas más reconocidos de Rumanía. El canario es actualmente el máximo goleador de la Liga 1 y, aunque tiene contrato con el Farul hasta 2023, son muchos los que sueñan con adquirir al delantero con pasado en Tenerife o UD Las Palmas. "Cuando jugaba en España no estaba centrado", responde Jefté cuando se le pregunta qué le faltó para triunfar en casa. "Si hubiera tenido la cabeza que tengo ahora y hubiera jugado con la confianza con la que salgo ahora al campo, estoy seguro de que habría debutado con Las Palmas", agrega el palmense. Eso, sin embargo, forma ya parte del pasado. Ahora, a sus 28 años, Jefté Betancor atraviesa el mejor momento de su carrera. Ha marcado ocho goles en 10 encuentros y no se pone límites: "La verdad es que esperaba marcar goles, pero no ocho en 10 partidos. Son bastantes. Creo que lo estoy haciendo bien y no quiero parar. No quiero obsesionarme con marcar, pero sé que si sigo trabajando igual van a llegar".

"Trabajo para ganar el máximo dinero posible y asegurar el futuro de mi familia. Cuanto más pueda sacar, mejor"

Jefté Betancor, jugador del Farul

En Constanta, Jefté Betancor se siente como en casa -"aquí hay playa y eso a los canarios nos tira mucho"- y eso se refleja en su fútbol. El de Las Palmas de Gran Canaria cree que, salvando las distancias, su estilo de juego se asemeja al de Benzemá. "Él es un crack mundial y yo no, pero es cierto que, como a él, no me gusta estar siempre dentro del área. Necesito estar en contacto con el balón y no quedarme esperando centros. Siempre he sido delantero, pero me encanta jugar en la izquierda. Jugaré donde me diga el míster". Un míster que no es otro que Gheorghe Hagi, quien durante su carrera como jugador vistió las camisetas de, entre otros, Real Madrid y FC Barcelona. Jefté Betancor no le vio de corto, pero su padre y su abuelo se han encargado de contarle que "era una gozada de futbolista". "Poca gente puede jugar en Madrid y Barça y él estuvo en los dos. Eso quiere decir algo", agrega Jefté, quien define a Hagi como un "loco del fútbol": "Me gusta tenerle como entrenador. Ama el fútbol y lo vive como el que más. Fuera del campo es súper tranquilo, pero en los entrenamientos y partidos se transforma".

Fue precisamente Hagi quien insistió en el fichaje de Jefté por el Farul: "Antes de firmar tuve una conversación con él. Me convenció. Me dijo que el equipo tenía muchos jóvenes, pero que eran muy buenos futbolistas. Y no se equivocaba". Al canario no le importaría engrosar la lista de ventas del club de Constanta, que ya ingresó un buen montante por jugadores como Razvan Marin, quien firmó por el Standard de Lieja a cambio de cinco millones de euros, o Ianis Hagi, a quien la misma cantidad llevó al Genk en 2019: "Tengo una corazonada: si sigo así, en diciembre podrían llegar buenas ofertas". A Jefté no le disgustaría saldar la deuda que tiene pendiente con el fútbol español, pero cree que "no merece la pena": "Es perder dinero. Yo trabajo para ganar el máximo dinero posible y asegurar el futuro de mi familia. Y en el extranjero estoy ganando más de lo que estaría ingresando en España. Tengo 28 años y quizá juegue hasta los 33 o 34. Cuanto más pueda sacar, mejor".