PRIMERA IBERDROLA | GRANADILLA 1-1 REAL MADRID

El Real Madrid empata, pero preocupa

El equipo blanco sufrió en Tenerife en un partido muy gris ante el Granadilla. Koko abrió la lata con un golazo y Esther empató de rebote en los últimos minutos.

0
El Real Madrid empata, pero preocupa
LaLiga

Nadie reconoce a este Real Madrid. El equipo que fue subcampeón en la pasada Liga y que hace unas semanas logró el pase histórico a la fase de grupos de la Champions tras tumbar al Manchester City (1-2) se presenta difuso. Con un juego muy gris, las blancas sumaron un punto ante el Granadilla que incluso sabe a bueno, porque pudo ser peor. Aunque el empate no hace olvidar que el Madrid sigue sin ganar en esta Liga. Un hecho que enciende las alarmas en el club madrileño, que se queda en la zona más baja de la clasificación tras sumar un punto de nueve posibles en este inicio liguero.

El Granadilla pronto logró tomar el mando del partido, que se empezó jugando a lo que querían las canarias. Enfrente, un Real Madrid al que le faltaban ideas. Todas las que le sobraron a Koko para adelantar al equipo de Francis en el marcador. La atacante marfileña pisó el balón, recortó a una defensa y fusiló a Misa en la portería madridista. Un auténtico golazo que llegó tras un buen pase de Martín-Prieto.

La diana de Koko dio más confianza al Granadilla ante un Real Madrid perdido, que apenas ofreció juego. Un hecho que mandó a las blancas al descanso con el luminoso en su contra. Y también con malas noticias en su vestuario, en el que Asllani pidió el cambio tras hacerse daño en una de las últimas jugadas del primer tiempo. Se acumulaban los problemas para Aznar, que suma otra posible baja más a una enfermería repleta de caras importantes (Teresa Abelleira, Kaci, Cardona o Gerard) y que metió a la joven Lorena Navarro en busca de un gol perdido en su equipo.

La delantera madrileña fue precisamente la protagonista de la primera gran ocasión del Real Madrid. Aunque para esta jugada, en la que Lorena comprometió a Alinea Reis con un disparo cruzado, hubo que esperar hasta el minuto 57. Un hecho que hacia latente un grave problema de las blancas sobre el verde. Dio un tímido paso al frente el Real Madrid que, pese a que mejoró su juego, le costó hacer daño al Granadilla.

Maite Oroz salió del banquillo para revivir al Madrid

Las canarias estaban muy bien plantadas en defensa y propusieron un partido muy serio, pero el Madrid empezó a apretar en los últimos tiempos de un partido en el que hizo retroceder varios metros a las canarias. En esto, mucho tuvieron que ver la entrada de jugadoras como Kenti, Ivana o Maite Oroz, sobre todo Maite, que dieron aire al juego de las visitantes. Poco a poco, el cuadro blanco fue comiendo terreno al conjunto local, que lamentó haberse echado atrás tras ver como Esther igualaba la contienda con un tanto de rebote tras rematar de cabeza un buen centro desde la izquierda.

Jarro de agua fría para las de Francis, que siguen sin ganar en esta Liga. Un hecho que comparte con un Real Madrid que dejó muchos errores por resolver sobre el césped. Y apenas tendrá tiempo para hacerlo. La próxima semana habrá jornada intersemanal, con dos partidos de Liga, y en dos semanas arranca la fase de grupos de la Champions. Un periodo intenso y decisivo en el que las madrileñas deben encontrar una reacción. Si no, se descolgarán de los grandes objetivos que tienen sobre la mesa en esta temporada. Queda mucho tiempo por delante, pero los rivales por Europa en Liga apenas dejarán margen para la maniobra...