REAL VALLADOLID

La falta de centímetros obliga a afinar la propuesta al Valladolid

Con la altura de los tres delanteros, los blanquivioletas deben ajustar más el lugar donde ponen el balón al llegar a zonas de ataque.

0
La falta de centímetros obliga a afinar la propuesta al Valladolid
RODOLFO MOLINA DIARIO AS

El Real Valladolid vuelve esta tarde a los entrenamientos con la intención de preparar el duelo ante el Alcorcón del domingo, partido de obligaciones, perfecto para empezar la reconciliación equipo-afición, pero que viene acompañado de peligros. Los alfareros son últimos, el equipo más goleado, con 11, y vienen con un entrenador nuevo con todo lo que esto conlleva.

El equipo, al mando de Pacheta, deberá afinar o ajustar su propuesta futbolistica tanto en defensa como en ataque. Ayer en La Jornada de la 8 de Castilla y León televisión, el técnico reconoció que se están poniendo centros, pero que deben ser por delante de la defensa o más tensos. Respuestas lógicas a una realidad evidente. Los delanteros pucelanos no son altos. Ninguno alcanza el 1,80 metros. Weissman mide 174 centímetros, Cristo, 178, y Sergio León 176, mientras que los dos centrales del Girona, Juanpe y Bernardo, levantan 190 y 192, respectivamente. Es decir, había pocas posibilidades de que los centros encontraran rematador si simplemente se ponían balones al área.

De hecho, según datos de Sofascore, el Real Valladolid en Montilivi puso 19 centros de los que sólo fueron rematados o llegaron a su destino, seis, demasiado pocos para un aspirante al ascenso. Por comparar, Chencho Alonso, en twitter, revelaba ayer que Weissman en toda la liga ha podido hacer seis remates, sólo uno a portería, el gol en Lugo, mientras que Sadiq, del Almería, ha hecho 24. Son números que revelan los problemas que tiene el equipo para generar ocasiones, siendo uno de los que menos disparan entre los tres palos.

Y es que, pese a que el equipo intenta generar peligro no lo está consiguiendo pese a jugar con laterales largos para poner centros con peligro. Ante el Girona no se cuenta una oportunidad clara pese a que los blanquivioletas dispararon 15 veces, siete desde dentro del área y ocho desde fuera. De todos ellos, sólo tres fueron entre los tres palos, hicieron intervenir a Juan Carlos, cinco se fueron fuera y siete fueron bloqueados por alguno de los rivales. El equipo necesita mejorar y marcar antes que el rival. Esa parece la primera consigna para cambiar la racha de resultados.