REAL VALLADOLID

Oficial: Pacheta, la segunda piedra del proyecto Ronaldo

El técnico de Salas de los Infantes ha sido confirmado como el entrenador que intentará que el Real Valladolid rebote en Segunda y vuelva a Primera la temporada que viene.

Oficial: Pacheta, la segunda piedra del proyecto Ronaldo
PHOTOGENIC/PABLO REQUEJO

El Real Valladolid ha hecho oficial la contratación de José Rojo Martín, alías Pacheta, por las dos próximas temporadas como entrenador del primer equipo blanquivioleta. El burgalés llegará a Zorrilla con la intención de formar un equipo que aspire al ascenso directo, objetivo marcado por Ronaldo Nazário a los dos días de producirse el descenso. Pese a sus reticencias por entrenar en Segunda, Pacheta ha sido convencido por la presencia de Fran Sánchez, que se apunta su primer tanto como director deportivo, y las buenas intenciones del club.

Hay que recordar que Pacheta no renovó en Huesca con la intención de seguir en Primera, donde ya había entrenado en la 2008-09 en el Numancia, y porque su mensaje, una vez no lograda la ansiada permanencia, podía quedar un tanto agotado. Ahora firma con el Real Valladolid dos temporadas, en un proyecto que debe llevarle a él y al club a la máxima categoría. Desde el inicio del casting de entrenadores, el burgalés estuvo en una buena posición, pero deseaba esperar un banquillo de Primera. Cuando se produjo la llegada de Fran Sánchez al club se dio casi por hecho en Granada y en Elche, pero él seguía sin verlo y ha sido en la última semana cuando las posturas se han acercado más hasta terminar en el acuerdo que se ha rubricado hoy.

Hay que recordar que el nuevo entrenador del Real Valladolid tiene una larga trayectoría como jugador y como entrenador, incluso hizo sus pinitos como director deportivo. Como futbolista militó en el Lermeño, Numancia, en una primera etapa, Real Burgos, Atlético Marbella, Mérida, antes de jugar cinco temporadas en Primera con el Espanyol y cerrar su carrera con cuatro en el Numancia, los dos primeros en la máxima categoría. Como entrenador debutó con el Numancia en Primera en la 2008-09, donde no logró salvar al conjunto soriano. Curiosamente, era el director deportivo de los castellanos y tuvo que asumir el puesto de técnico para sustituir a Sergio Kresic. Una vez confirmado el descenso, volvió a los despachos un año más hasta el final de la temporada 2009-10, donde se desvinculó para iniciar una carrera más progresiva como entrenador, empezando en Segunda B con el Oviedo, Cartagena, Hércules, hasta llegar al Elche, club al que en tres temporadas llevó de Segunda B a Primera, antes de ser destituído, por lo que no pudo dirigir a los ilicitanos en la máxima categoría, cuestión que sí pudo hacer con el Huesca la pasada campaña, equipo al que estuvo a punto de salvar.