REAL VALLADOLID

La superpoblación del lateral izquierdo, patata caliente para la nueva dirección deportiva

El Real Valladolid cuenta con seis futbolistas para dicha posición en el primer plantel, además de con unos cuantos jugadores en el filial.

Valladolid
La superpoblación del lateral izquierdo, patata caliente para la nueva dirección deportiva
REAL VALLADOLID

La planificación de la próxima temporada del Real Valladolid tendrá muchos puntos calientes, con muchas decisiones por tomar relativas a salidas y entradas. Una vez la nueva dirección deportiva y el nuevo entrenador tomen sus cargos, entre esos movimientos a llevar a cabo habrá que realizar unos cuantos relativos al lateral izquierdo, una posición superpoblada que partirá con hasta seis futbolistas al inicio del trabajo.

A Nacho y Olaza, jugadores que terminaron la temporada a las órdenes de Sergio González, se le unirá antes o después Carnero, con contrato, aunque actualmente lesionado. Junto a ellos, volverá tras sus dos cesiones Moi Delgado y lo hará también Roberto Corral, mientras que se les sumará desde el Promesas Vilarrasa, cuyo contrato refleja, como el del excapitán del filial este curso, bien un salto de categoría o bien una cesión de cara a la campaña venidera.

Se prevé, por lo tanto, un mercado agitado, con unos cuantos movimientos, teniendo en cuenta que quizás Olaza tenga mercado en Primera o en máximas categorías de otros lares y que otros futbolistas carecieron del protagonismo deseado este año, como Corral en su cesión en el Numancia, o tuvieron un rendimiento por debajo del idóneo, caso de Nacho, a quien Olaza llegó a superar por varios cuerpos en la pugna por la titularidad.

Por si esto fuera poco, las dudas en el puesto afectan al siguiente escalafón, a un filial en el que el propio Vilarrasa comenzó como titular y en el que Nieto se hizo fuerte a pesar de los minutos del catalán en el primer equipo. El único vallisoletano del equipo, no obstante, acaba contrato, de modo que su renovación será otro tema a abordar por los nuevos gestores, que, a mayores, podrían acometer, si fuera menester, la opción de compra sobre el inédito Tiago Gonçalves, portugués que estuvo cedido y que puede actuar como extremo también.

Mientras, el juvenil ha dispuesto de tres laterales: Diego Moreno, Ekow y el lesionado Casado, y de ellos solo el primero tenía su presencia garantizada con la dirección deportiva saliente. Después del gran rendimiento del cordobés, que llegó a estar bajo el foco de otros clubes y de la selección española, su no continuidad no se entendería, y menos si Paulo André Cren, quien lo conoce, forma parte de la estructura. En todo caso, sería una decisión más a tomar en un verano, de por sí, cargadito de estas.