ITALIA

Primera petición de Allegri

Manuel Locatelli aparece como el elegido por el técnico italiano para reforzar la sala de máquina de la Juventus, según 'La Gazzetta dello Sport'.

Primera petición de Allegri

"Bentornato, Max!". Con ese bienvenido de nuevo anunciaba la Juventus el regreso de Allegri a Turín. El técnico eligió a la Vecchia Signora por delante de un Real Madrid a quien esperó demasiado. No será un retorno sencillo, hay mucha piedra que picar. No obstante, el conjunto bianconero ha visto cómo su tiranía en la Serie A volaba tras nueve Scudetti consecutivos. Los ajustes serán variados, pero parece que lo primero que quiere recalibrar Allegri es la sala de máquinas de la Juve y para ello tiene en mente un viejo conocido: Manuel Locatelli.

Uno de los principales problemas que Pirlo ha afrontado en su etapa en el banquillo bianconero ha sido encontrar un futbolista que enlazase líneas, que alimentase a los delanteros del equipo. Aquello que le hizo ganarse el apelativo de Maestro y que no logró inculcar a sus pupilos. Arthur era el único futbolista con unas características lo suficientemente creativas como para representar ese papel, pero el brasileño ha firmado una temporada demasiado plana. Ni Rabiot, ni Ramsey, ni Betancur, ni McKennie son ese tipo de futbolista que sí es Locatelli. Y por ello, el del Sassuolo, según informa La Gazzetta dello Sport, es la primera petición de Allegri.

El técnico le conoce bien. No obstante, fue él quien subió a los entrenamientos del primer equipo a un joven Locatelli de 16 años, para que aprendiese de Kaká o Montolivo. En San Siro, Manuel se destacó como la gran promesa a la que agarrarse en tiempos de oscuridad, pero su luz se fue apagando hasta que hubo de abandonar el equipo. Con los neroverdi ha recuperado el brillo y bajo el ala de De Zerbi se ha convertido en uno de los mejores directos de orquesta de la Serie A. Algo de lo que también se aprovechará un Mancini que le ha convertido en fijo de la Azzurra.

Comparativa entre Locatelli, Rabiot y Arthur.

El Sassuolo es consciente de lo difícil que será retener a un jugador que ya ha declarado sentirse preparado para dar un paso más. "Sueño jugar la Champions", afirmaba cuando la temporada amanecía, mientras que hace escasas fechas le abría la puerta al PSG, también interesa en sus servicios: "Estoy abierto a una experiencia fuera de Italia (...). Ver a Verratti, Florenzi y Kean triunfar, te hace querer hacerlo también". Eso sí, no darán su brazo a torcer. Con contrato hasta 2023, las urgencias por verle marchar a coste cero todavía están lejanas y por ello, como bien añade el citado medio, pedirán una cantidad cercana a los 40 millones de euros, cifra similar a los 42 de valor de mercado en los que BeSoccer, como promedio de otros portales especializados, estima. 

Locatelli es un centrocampista que abarca mucho terreno de juego, pero con una mentalidad creativa que le convierte en el favorito para Allegri. En los 40 partidos que ha disputado esta temporada ha marcado 4 goles, pero es su acierto en el pase (89% con más de 82 por cada 90 minutos) y su clarividencia ofensiva (2.2 regates, 0.36 oportunidades creadas y 12.3 pases en el tercio final del campo rival cada 90 minutos) las que le han colocado como uno de los nombres del verano.

Un regreso como alternativa

Si no cristalizase la operación Locatelli, Allegri tiene en la recámara a otro viejo conocido: Miralem Pjanic. En el Barça, donde se marchó en el intercambio que acabó con Arthur en el Juventus Stadium, el fútbol de Miralem se ha apagado, por lo que un regreso a Turín podría ser el trampolín que necesite para recuperar el pulso a su carrera. Aunque lanzarse a por el bosnio va supeditado, siempre según La Gazzetta, al fracaso en la negociación por el del Sassuolo. Veremos cómo se desarrollan los acontecimientos. Con la Eurocopa en el horizonte, una buena actuación de Locatelli puede convertir la lucha por su fichaje en una auténtica guerra y ello afectaría a un Pjanic que podría cerrar su billete de vuelta a Turín apenas un año después de la ida...