CHAMPIONS LEAGUE

Mahrez, a un paso de la historia

El extremo del City puede igualar a Rabah Madjer, único jugador argelino en levantar la Copa de Europa, si su equipo vence al Chelsea en la final de la Champions de este sábado.

0
Mahrez, a un paso de la historia
PETER POWELL Pool via REUTERS

Riyad Mahrez tiene una cita con la historia este sábado en Do Dragao. Si el City de Pep Guardiola le arrebata la Champions al Chelsea de Thomas Tuchel, Mahrez entraría en el olimpo del fútbol argelino. El jugador igualaría a la leyenda Rabah Madjer, que alzó la Copa de Europa en 1987 con la zamarra del Oporto y se convirtió en el único futbolista argelino de la historia en lograr el trofeo más preciado de todos.

Mahrez llega a la final a un nivel excelso. En las dos eliminatorias frente al PSG volvió a ser el jugador eléctrico que puso a sus pies a Inglaterra en la campaña 2015/2016 cuando el Leicester, contra todo pronóstico, ganó la Premier League. Con un libre directo y dos incursiones por la banda derecha, Mahrez enterró cualquier posibilidad de que los parisinos reeditasen la final que jugaron el pasado curso contra el Bayern. Curiosamente, el jugador argelino ahora tiene la oportunidad de igualar el hito de Madjer en el campo donde jugó los mejores años de su carrera entre 1985 y 1988. 

Madjer se pronunció en el medio digital Football 365 acerca de la posibilidad de que Mahrez lo empate: "Sería increíble. Ser campeón de Europa no es poco. Sería un gran logro para su carrera y le deseo de todo corazón que lo consiga", y terminó por elogiar el rendimiento de su compatriota: "No me sorprende su progreso. Lo tuve como jugador cuando entrené a Argelia y es un muchacho trabajador y ambicioso. El hecho de haber ido a un gran club como el City y jugar regularmente le ha permitido mejorar, afirmarse y prosperar".

Madjer, una leyenda del fútbol argelino

Madjer es considerado como uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol argelino. Nacido en 1958 en Hussein Dey District, un distrito de la provincia de Argel,  el delantero dio el gran salto de su carrera en 1985 cuando fichó por el Oporto procedente del FC Tours, que actualmente milita en la división amateur francesa. Con el conjunto portugués, Madjer formó una dupla de ensueño con Paulo Futre y ambos tumbaron al Bayern de Múnich en la final de la Copa de Europa de 1987. Quedará para el recuerdo el tanto antológico que consiguió Madjer: con toda la parsimonia del mundo y miles de ojos fijados en la pelota, el argelino puso el empate en el marcador con un taconazo. La guinda al pastel llegaría instantes después, cuando asistió a su compañero Juary que puso el 1-2 definitivo.

Tras tres años inolvidables en Do Dragao, donde no solo levantó la Copa de Europa, sino también una Copa Intercontinental y una liga portuguesa, Madjer fue a probar suerte en la Liga española de la mano de un Valencia que acaba de ascender a Primera. En el equipo 'che' fue recibido a mitad de temporada con los brazos abiertos  y el 'efecto Madjer' no tardó en hacerse notar: se estrenó en el día de su debut frente al Athletic Club de Bilbao gracias a un tanto de cabeza.

En 1989, Madjer abandonó tierras valencianas para recalar de nuevo en las filas del Oporto, donde se quedó dos años más y levantó otro campeonato portugués. En 1992 colgó las botas tras su aventura en el Qatar SC, con el honor de haber sido campeón de África con su selección, en 1990.