LEGANÉS

Butarque le debía una a Ibáñez

Marcó un gol histórico, el que clasifica por primera vez al Leganés para un playoff a Primera. Cuentas pendientes con su pasado blanquiazul. Garitano: “Lo está pasando mal”

0
Butarque le debía una a Ibáñez
AFP7 Europa Press

Rober Ibáñez enfiló su camino al césped con la mirada apuntando al suelo en un sprint premonitorio. Salir a Butarque supliendo a Javier Avilés no era sencillo. El canterano estaba siendo de lo mejor del Leganés ante el Málaga en una segunda parte de nervios desatados y puntería escasa. Sin goles, los pepineros iban rumbo a jugarse el playoff en una última jornada de infarto y mirando el golaveraje general del Sporting, enemigo con el que sólo le distaban dos tantos de diferencia. Hasta que Rober tiró una diagonal que mereció el aplauso de su entrenador y un estallido de júbilo en una ciudad que aplaudió desde sus casas el gol. Lo hizo en el 88’ y en la misma portería donde, hace cinco años, cerró un doblete de amargo recuerdo. Lo que prometía ser una noche de gloria acabó en noche de lamentos. Butarque le debía una a Rober Ibáñez.

Por ahora, su gol al Málaga, el que marcó anoche ya sirve para entrar en la historia. Porque en 93 años de vida el Leganés jamás había jugado un playoff o promoción de ascenso a la élite. Cuando subió, lo hizo por la vía directa, pero no con esta fórmula que ahora estrenan gracias la diagonal de Rober. Su tanto, apareciendo por detrás, por sorpresa, es marca de la casa. Así fue como marcó aquel doblete trágico ante Osasuna la noche del 21 de noviembre de 2016.

El doblete de la tragedia

Ese día también Rober hizo historia porque le dio al Leganés su primer triunfo como local en Primera. Marcó los dos goles del partido (2-0), pero acabó en una camilla con una rotura de ligamentos que le hizo decir adiós a la temporada y volver a Valencia (estaba cedido) para recuperarse. Garitano lo había puesto por primera vez de inicio y él había respondido con dos goles llegando en segunda línea. Uno, tras centro desde la izquierda (como anoche) y el otro, tras balón largo también desde la izquierda.

“Me alegro por la victoria y por Rober”, evocó ayer Garitano al preguntarle por el tanto en rueda de prensa. Sabe el de Bergara que el muchacho atraviesa un momento complejo. “Los últimos partidos no ha jugado y seguro que lo está pasando mal”, evocó. “Pero Rober siempre aporta. Seguro que le vendrá bien [marcar]. Me alegro mucho de que nos haya dado ese gol. Es un gran gol de una muy buena diagonal. Ha sido importante, muy importante”, ponderó.

Esa diana no es al primera que consigue este curso. Suma tres entre las que le hizo al Albacete, al Sabadell y ésta contra el Málaga. Sucede, sin embargo, que la que marcó ante los andaluces fue la primera que hizo saliendo desde el banquillo y la primera certifica un triunfo por la mínima que, para regusto de corazones alterados, llegó en el 88’.

Un fichaje de Primera

Con tres goles, Rober empata con Javi Hernández, Rubén Pardo, Juan Muñoz y Bua y sólo tiene por delante a De la Fuente, Bastón, Arnáiz y Sabin Merino. Buenos números goleadores para un futbolista que ocupa la 15ª posición en cuanto a minutos jugados de la plantilla (1.169) y que aspira a arrebatarle el puesto a Avilés, titular intocable de las últimas jornadas.

Sea de inicio o de suplente, su objetivo (como el de todo el Leganés) es subir a Primera. En tal caso, el club se verá obligado a comprarlo por una cuantía que rondará los dos millones de euros. Dinero que al sur de la capital darán por bueno si se obra el ascenso y más si es con el valenciano de protagonista. Butarque le debía una a Rober Ibáñez