REAL MADRID

Bale vuelve al Real Madrid y sopesa retirarse después

El galés ha utilizado su paso por el Tottenham para preparar la Euro. Se ha dosificado en exceso y su idea es cumplir con el Madrid y después dejar el fútbol.

Cuando el Real Madrid y Gareth Bale decidieron separar por un tiempo sus caminos, ambas partes lo hicieron con motivos de peso y convencidos. El equipo blanco, por la necesidad de ahorrar en una época de ahogo por culpa de la pandemia (el sueldo de Bale son 30 millones de euros brutos al año) y el galés por querer jugar a toda costa la Eurocopa de este verano con Gales.

Un movimiento con riesgos porque el Madrid no tenía una plantilla amplia y de garantías en el ataque y porque el futbolista tenía la presión de volver al gran nivel del club donde explotó y en un fútbol muy físico. El tiempo no parece haber dado la razón al de Cardiff, que en la Premier League sólo ha sido titular en 10 de los 37 partidos disputados hasta la fecha.

El inicio de la segunda era de Bale en el Tottenham comenzó torcido desde el principio con una lesión que le impidió entrar al campo hasta el quinto partido de Premier y no fue hasta la jornada 24 (febrero) cuando encadenó más de dos partidos de competición doméstica. Los miedos a recaer de alguna de sus numerosas lesiones musculares no se le iban de la cabeza. Para evitarlas, el galés trazó un plan de entrenamientos por el cual no se ejercitaba más de tres días por semana y uno de ellos lo aprovechaba para hacer trabajo de recuperación. Además, su obsesión por el control de su cuerpo le hizo excluir cualquier ejercicio de velocidad en los entrenamientos.

El pánico a una recaída no sólo se plasmó en el Enfield Training Centre de los 'spurs'. Según ha podido saber AS, al atacante no le atraía la idea de jugar tres partidos a la semana. De hecho, esta temporada rara vez ha enlazado tres encuentros cuando el equipo encadenaba competición entre semana y Premier League. Tampoco se le ha visto en los partidos de mayor exigencia en Inglaterra y donde debía emerger como líder como ante el City (uno no lo jugó y en los otros dos disputó 18 y 23 minutos), Chelsea (no jugó en ninguno de los tres), United (uno no lo jugó y en el otro salió 8 minutos) o Liverpool (uno no lo jugó y en el otro disputó 9 minutos). Y las mejores tardes las vivió ante los rivales bajos de la tabla (Brighton, Burnley, Crystal Palace, Southampton y Sheffield United) y conjuntos sin mucho pelaje en la Europa League (Wolfsberger o LASK).

Las lesiones de Bale durante su carrera

Y sin ir más lejos, este miércoles su nuevo entrenador, Ryan Mason, confirmó tras perder ante el Aston Villa que Bale juega cuando más le conviene. "Gareth es un hombre experimentado y conoce su cuerpo. Hablamos entre nosotros y pensó que era mejor para él y para su estado físico no empezar hoy”, dijo después de que el madridista disputara el pasado domingo 89 minutos ante el Wolverhampton, su partido con más minutos sobre el césped desde que regresó a Inglaterra.

El galés no ha ocultado en el vestuario su intención de medir al límite su condición física anteponiendo siempre la Eurocopa y tampoco esconde su intención de regresar al Real Madrid este verano para cumplir el año que le resta de contrato en el nuevo Santiago Bernabéu para después retirarse del fútbol, según ha podido saber este diario. Una idea que desde el lado del jugador no quiere entrar a valorar por ahora.

Las estadísticas de Bale en Premier, Europa League y FA Cup

Así que hoy en día, por la cabeza del atacante no pasa otra aventura cuando finalice su etapa en el conjunto blanco con 33 años, pero con Bale todo es impredecible.