LEGANÉS

El dilema Eraso llama a Garitano

La ausencia de Eraso por acumulación de tarjetas pone a Garitano en un dilema. Las alternativas no convencen. Podría haber cambio de sistema en el Leganés ante el Logroñés

El dilema Eraso llama a Garitano
JUAN AGUADO DIARIO AS

Sin Javier Eraso, el Leganés es menos Leganés. Al menos bajo la batuta de Asier Garitano, que desde que retornó a Butarque ha hecho de los pepineros un dogma: juegan Eraso y diez más. La norma tuvo excepción para confirmarla en Almería. Pero es que aquel día este mediapunta navarro, el único de su especie en la plantilla, arrastraba molestias. Después se recuperó y, obvio, volvió al once. Titularísimo repartidor de asistencias (suma cinco, más que nadie en el equipo) que, de nuevo, tendrá que volver a las sombras. Y su ausencia plantea un dilema XXL.

Este domingo (Butarque, 21:30, Movistar LaLiga) no podrá ser de la partida porque en el último partido ante el Rayo en Vallecas vio la quinta amarilla. Tarjeta inoportunísima, por cierto. Porque al Leganés ahora mismo sólo le sobran bajas. Del resto le hace falta todo. Cualquier ausencia es un drama. Teniendo en cuenta que para Eraso no hay recambio, más todavía.

Recambios diferentes

No hay recambio porque no hay otro como él en la plantilla. A saber: mediocampista currante, capaz de ejercer en la mediapunta como segundo delantero, medio centro encubierto a medio camino entre el interior y el extremo. No. No hay otro. Los reemplazos que podría tener la plantilla son otra cosa. Por ejemplo, Gaku Shibasaki. El nipón también sabe ejercer de ‘10’, pero lo suyo es más el fino estilismo del último pase que la brega del navarro.

Juan Muñoz o Brandon son planes alternativos, pero más como segundos delanteros redefinidos a mediocampistas de visión ofensiva. Visto lo visto en los últimos partidos, que Garitano los usara contra el Logroñés sería sorpresa. El primero suma apenas 136 minutos desde que Asier retornó en enero. El segundo, 58 minutos en Liga con el Leganés de los que 17 fueron aún bajo el mando de Martí.

Una baja que condiciona el sistema

Ninguna de estas tres variantes es parecida a Eraso. Así que a lo mejor Garitano decide jugar sin un ‘Eraso’. Esto es, sin mediapunta. Tomando como referencia aquella ausencia del navarro ante el Almería, el plan fue ese: dos ‘9’ para dibujar un 5-3-2 que ahora, ante el Logroñés, seguramente no pueda repetir por falta de materia prima. La defensa tirita y alinear tres centrales suena a exceso. Lo normal sería un 4-4-2

La baja de nadie condiciona el dibujo. Este equipo tiene posibilidades de poder jugar de diferente forma, esté Eraso o no. Él viene siendo habitual, ahora no está como Kenneth y José. Y entrarán tres compañeros con ilusión y habrá que ayudarles para que puedan jugar un gran partido y que entre todos podamos llegar al playoff”, despejó el viernes en sala de prensa un Asier Garitano que parece querer dejar claro que estas ausencias no mueven su dibujo y sus ideas. Será la alineación que demuestra si es así o si, efectivamente, la baja de su jugador bisagra en ataque condiciona la forma de jugar, más con la amenaza de otro partido en tres días a la vuelta de la esquina.