REAL VALLADOLID

Olaza, de gran apuesta a olvidado en un día clave

El uruguayo llegó al Real Valladolid a cambio de una cesión que incluye una opción de compra elevada, pero, ante el Villarreal, Sergio optó por Nacho.

Valladolid
Olaza, de gran apuesta a olvidado en un día clave
REAL VALLADOLID

Una de las mayores sorpresas del once de Sergio González ante el Villarreal, si no la mayor, fue la decisión de prescindir de Lucas Olaza, devolviendo a Nacho la titularidad en una posición prácticamente de carrilero, en la que el madrileño no mejoró al uruguayo. Con su suplencia, el defensor charrúa pasó de ser la principal apuesta del pasado mercado invernal a suplente en un partido tan importante como se antojaba el que enfrentaba a blanquivioletas y amarillos.

Aunque la rotación de Olaza no fue la única, ni ha sido solo él quien ha pasado por el banquillo en las últimas jornadas a pesar de ser un teórico titular, resultó extraña en tanto en cuanto el Real Valladolid tuvo que luchar casi hasta la extenuación allá por enero para que pudiera recalar en Zorrilla, teniendo en cuenta las dificultades que entrañaba la operación a tres bandas con el Celta y con Boca Juniors, hasta el punto de que, que en su presentación, Miguel Ángel Gómez explicó que no habría sido posible sin la mediación de Ronaldo y Riquelme.

Después de caer ante el Villarreal, en la posterior rueda de prensa, Sergio González explicó que su suplencia se había debido a que considera a Nacho "más ofensivo". Lo hizo mediante estas palabras: "Nos podía dar más profundidad, recorrido y oxigenarnos en ataque. Además, entendemos que con Toni Villa tiene buena sintonía, porque se conocen desde hace mucho tiempo y llevan mucho tiempo jugando juntos".

Sin entrar en big data avanzado, las cifras, matizan esa visión, y es que, teniendo una participación idéntica en el juego (34,5 pases por encuentro) Olaza tiene un mayor acierto en el pase que Nacho y promedia más centros por partido (1 frente a 0'8) según los registros de SofaScore, además de llevar un gol y una asistencia con 734 minutos menos disputados, algo a lo que acompaña, efectivamente, un mejor rendimiento defensivo.

Datos y Nacho al margen, la sorpresa vino de aquel culebrón invernal, y es que si bien nadie tiene garantizado su puesto, forma parte del once titular habitual y no había sufrido aparentemente lesiones ni había cometido errores importantes hasta ahora. Además, se trata de un futbolista por el que el club va a realizar un fuerte desembolso, milite en la categoría en la que milite la temporada que viene; más, claro, si el Real Valladolid sigue en una Primera División que no sería de extrañar que Olaza vuelva a defender este domingo en Anoeta.