INGLATERRA

Odegaard se bloquea

El noruego estuvo gris en la fantástica victoria del Arsenal contra el Chelsea y ve cómo otro joven valor, Emile Smith Rowe, le eclipsa en rendimiento.

A Martin Odegaard se le acaba el tiempo. Tiempo para demostrar que su decisión de abandonar el barco del Real Madrid a mitad de temporada no fue una decisión impulsiva ni precipitada. A falta de dos partidos para que los gunners terminen una temporada decepcionante en la que van a quedarse fuera de la élite europea del año que viene, el noruego no solo no ha conseguido erigirse en la estrella del equipo como hizo en la Real Sociedad, sino que incluso otro joven como Emile Smith Rowe ha conseguido eclipsar su impacto futbolístico.

Ayer, contra el Chelsea, a Odegaard se le notaron las prisas. Y la cosa no salió bien. Pese al partidazo de los gunners, el todavía jugador del Real Madrid fue de lo más discreto, aunque, eso sí, también es cierto que en lo que más brillaron los de Arteta fue en el planteamiento defensivo para hacer bueno el tanto regalado por Jorginho. En su haber desde que llegó a Londres, 18 partidos, 13 como titular, dos goles y ninguna asistencia, unos números que no ocultan, sin embargo, que antes del último parón de selecciones parecía que Odegaard conseguía imponer su juego en el Emirates.

Comparativa entre Odegaard y Smith-Rowe.

En abril, los problemas físicos y el rendimiento empezaron a hacerle decaer, hasta llegar a un punto en el que al noruego se le nota frustrado por no poder volver a dar ese paso adelante. Y eso le está haciendo dar un paso atrás. La apuesta del club es Emile Smith Rowe, que no solo es que se sienta como en casa sino que está, literalmente, en casa, y, sabedor Odegaard de que su estancia en los gunners no se va a prolongar mucho más allá en el tiempo, puede hacer las maletas rumbo a Madrid sin sentir que vuelva mejor de lo que estaba. "Uno nunca sabe lo que va a pasar", reconocía él ayer, taciturno, en los micrófonos de SkySports.