FINAL CHAMPIONS (F) | CHELSEA - BARÇA

De Budapest a Gotemburgo: un salto de dos años para el Barça

El equipo azulgrana pelea este domingo ante el Chelsea por el título europeo dos años después de su golpe de realidad contra el Olympique de Lyon.

FUTBOL FEMENINO ESTADIO FERENCVAROS FINAL UEFA WOMENS CHAMPIONS LEAGUE  OLYMPIQUE LYON - BARCELONA  FIN DE PARTIDO TRISTEZA
GORKA LEIZA DIARIO AS

El Barça ha pasado de cenicienta a coco en la Champions. Un cambio que nació en la final de la edición de 2019. Entonces, el equipo azulgrana se midió con el todopoderoso Olympique de Lyon, vigente campeón de las últimas cinco coronas continentales. Un cruce que supuso un chasco para la plantilla culé (derrota por 4-1). Pero, también un profundo aprendizaje.

El Barça se tomó y convirtió aquella cita en un gran punto de inflexión. Prueba de ello es su gran juego de ahora, siendo máximo goleador en Liga y Champions. El conjunto catalán ha madurado sus ideas y ha duplicado su preparación en forma, tipo y esfuerzos. Se cambió la manera de pensar y de competir, manteniendo intacto su estilo, con el que lucen el mejor ADN Barça, y los pilares del vestuario que llegó a la primera final de un club español.

No han cambiado mucho las caras en el Barça en estos dos años. Mismo entrenador, Lluís Cortés, y un gran porcentaje de jugadoras (14 de las 24 actuales) que vivieron la experiencia europea en Budapest. Tampoco ha habido un aluvión de fichajes tras aquella final. En la actual plantilla toman más peso las jóvenes canteranas que las nuevas estrellas.

Jenni Hermoso y Graham Hansen, refuerzos de lujo

Aunque también hay ejemplo de estas últimas, con un gran protagonismo de Jenni Hermoso, que vivió aquella final desde la grada y decidió entonces regresar al equipo donde había levantado sus primeros pichichis de Liga y dónde sigue goleando como la que más, y Graham Hansen, gran puñal de las catalanas.

Con ellas, el cambio ha sido más posible. Su calidad y potencial sobre el verde ha encajado a la perfección en un proyecto que se presentó en Budapest 2019 y que ahora se encuentra en el momento ideal para rematar la faena.

Sin rival en el ámbito nacional, siendo vigente campeón de las últimas dos Ligas y de la Copa, el Barça ha puesto en escena todo lo que se propuso tras sucumbir frente al Lyon, al que ahora esperan acompañar en el Olimpo europeo. "Tras Budapest, el objetivo era ser los mejores de Europa", decía Lluís Cortés en la previa a esta final con el Chelsea. El técnico azulgrana resume en pocas palabras lo que fue todo un pacto y cambio de chip en el vestuario azulgrana.

Jugadoras y cuerpo técnico decidieron hacer borrón y cuenta nueva, con una capacidad envidiable de autocrítica. No lo tendrá tampoco fácil ahora, con un rival que luce primeras espadas internacionales en su equipo, pero al menos esta vez pocos dan por muerto al equipo azulgrana antes de saltar al campo. Ahora se le ve más vivo que nunca. Una sensación que se ha ganado a pulso en estos dos inolvidables años (cuatro títulos) para las culés.