LEGANÉS

Peligra el fin de temporada regular para Bustinza por su lesión

Asier Garitano ha confirmado que, de los lesionados traumáticos que tiene la enfermería del Leganés, el caso del capitán es el más preocupante.

Peligra el fin de temporada regular para Bustinza por su lesión
PEPE ANDRES DIARIO AS

Unai Bustinza podría no jugar ningún partido más de la temporada regular con el Leganés e incluso podría tener problemas para llegar al play off en caso de que los pepineros (como parece) se clasifiquen para disputar la fase de ascenso. Así lo ha confirmado un Asier Garitano que ha deslizado que la dolencia del capitán es más de lo esperado, aunque ha resaltado que la voluntad del zaguero ayudará a su puesta a punto.

“Conociéndole, sé que pondrá todo y más”, ha afirmado en la rueda de prensa previa a la visita al Rayo Vallecano en la que ha hecho un balance complicado de la enfermería pepinera. Bustinza es el caso “más difícil”, pero no el único. “Lo normal es que a Borja lo tengamos tres semanas fuera. Estamos en la primera. Espero que, aunque sea para la última jornada, pueda estar”, ha dicho de Borja Bastón, al que una rotura de fibras en el gemelo izquierdo dejó KO ante el Sporting.

También podría llegar justo a la última jornada Ignasi Miquel, del que ha dicho que, como Bustinza tiene una lesión “importante”. “Hay que dejarles tranquilos. Ojalá nos puedan echar un mano al final de temporada. Ignasi quizá llegue al final [de la temporada regular]. Bustinza está más difícil”, ha insistido.

Con la baja de Lasure (está recuperándose en Zaragoza de su intervención por un tumor testicular), la enfermería del Leganés cuenta con cuatro bajas, tres de defensas que merman la capacidad de Garitano de variar la zaga e incluso el dibujo. De hecho, ahora mismo el entrenador de Bergara sólo cuenta con ocho defensas, a saber: dos laterales derechos (Rosales y Palencia), tres centrales (Omeruo, Tarín y Sergio) y dos laterales zurdos (Javi Hernández y Jonathan Silva).

El eje de la defensa (ahí juegan Bustinza y Miquel) es el más castigado, lo que está forzando a Garitano a tirar de Javi Hernández para ocupar el puesto de central zurdo y aumentar las opciones de jugar incluso con defensa de tres centrales, una fórmula que ya ha probado durante la temporada.