MARINO - DEPORTIVO

El Depor regresa a Luanco, la primera piedra del Cetenariazo

El Deportivo visita el domingo al Marino por segunda vez en su historia. La anterior fue en la Copa en 2001, trofeo que acabó ganando ante el Real Madrid.

El Deportivo, saltando al campo de Miramar junto al Marino de Luanco en el partido de Copa de 2001.
DAVID LOPEZ DIARIO AS

El Deportivo visitará este domingo en Municipal de Miramar por segunda vez en su historia. Lo hará para intentar certificar una plaza en la futura Primera RFEF, un objetivo muy distinto al de su anterior visita hace 20 años. Entonces, el Depor viajaba a Luanco para jugar un partido de Copa del Rey, por cierto, una eliminatoria a partido único como actualmente. Una temporada antes los coruñeses habían sido campeones de Liga y disputaban por segunda campaña consecutiva la Champions. Su cartel era de primera estrella, tanto que hubo un lleno absoluto con gradas supletorias y la recaudación sirvió para que el Marino de Luanco cambiase la iluminación de su campo.

Aquel partido, disputado el 7 de noviembre de 2001, era el primer cruce de una Copa del Rey que acabaría entrando en la historia del Deportivo y del fútbol español. Los de Jabo Irureta eliminaron al Marino y después a la Cultural Leonesa. Luego, ya a doble partido, al Valladolid y Figueres. Y así se plantaron en su segunda final de Copa tras la que habían ganado en 1995 bajo los órdenes de Arsenio Iglesias. Se disputó en el Santiago Bernabéu el 6 de marzo de 2002 con el Real Madrid como rival. Los blancos celebraban sus 100 años de existencia, pero la gloria fue para el Depor con una victoria (1-2) que ha pasó a la historia como el Centenariazo.

Once de lujo

La primera piedra de aquel camino fue Luanco, un rival que, como ahora, militaba en Segunda B. A pesar del enorme cartel de favorito de los coruñeses Jabo Irureta apostó por un once sin canteranos y con muchos primeros espadas. El Deportivo salió con Nuno; Héctor, César, Naybet, Capdevila; Mauro Silva, Emerson; Víctor, Djalminha, José Manuel; y Pandiani. Después entraron desde el banquillo Dani Mallo, Hélder y Lionel Scaloni. Los blanquiazules se impusieron 1-4, aunque con susto inicial con el gol del local Ramón Benítez a los 13 minutos. César, Víctor y Pandiani en dos ocasiones le dieron la vuelta al marcado para lograr el pase de forma holgada. El resto, fue historia.