ATLÉTICO-EIBAR

1x1 del Atleti: Correa y Llorente golean; Lodi y Herrera brillan

El equipo rojiblanco goleó al Eibar y recuperó a varios futbolistas para la causa. La banda izquierda, con el brasileño y Carrasco, fue un filón.

0

Oblak: Apenas tuvo trabajo y volvió a dejar la portería a cero, algo que le refuerza en la primera plaza por el Zamora. No realizó ninguna parada.

Trippier: Pudo entrar en el once tras haber salido tocado del partido contra el Betis, donde tuvo que ser sustituido por molestias lumbares. Buscó mucho ese pase al espacio para el desmarque de Llorente que tanto rédito le ha dado al equipo esta temporada. También lo intentó con Correa y Saúl, pero con el ‘14’ es con el que mejor se entiende. Puso el centro de córner que desembocó en el gol que abrió el marcador. El Atlético centró sus ataques con Lodi en la banda izquierda.

Savic: Muy serio formando pareja de centrales con Giménez, en una zaga clásica en el 4-4-2. Estuvo a punto de marcar en el balón peinado por Herrera, pero fue Correa el que lo introdujo a la portería de Dmitrovic. Dejó un corte fundamental donde pudo hacerse daño, por lo que Simeone, con el partido sentenciado, le sentó para dar minutos a Felipe.

Giménez: Marcar a Kike García siempre es un dolor de cabeza para cualquier central por su movilidad y fuerza en el juego aéreo, pero el uruguayo estuvo atento para frenarle en el área. Mucho despeje aéreo y ayudas a Lodi, perfilado hacia su pierna izquierda. Bien en la salida de balón, muy tranquilo y con la capacidad de jugar en largo cuando el Eibar apretaba arriba. Buen trabajo en la portería a cero.

Lodi: El Atlético volvió a una defensa de cuatro, con Lodi como lateral izquierdo puro. Muy activo a la hora de subir la banda y buscar los desmarques al espacio ante las líneas tan altas del Eibar. Fue un foco ofensivo todo el partido. Tuvo en Herrera su mejor socio a la hora de buscar sus movimientos a la espalda de Pozo y así se generó el segundo gol, con el brasileño dejando un fantástico control y encontrando por dentro a Carrasco y este a Correa. También el cuarto se formó con su aparición por la banda. Un salto adelante del brasileño.

Herrera: Segunda titularidad consecutiva formando doble pivote con Koke, con el mexicano encargado de sacar el balón jugado desde atrás. Hoy por hoy es fundamental en el equipo, porque tiene la capacidad de dar tranquilidad con balón y de romper líneas con sus envíos al espacio, intentando encontrar los desmarques de Lodi y Carrasco por la izquierda. Participó en los dos goles de Correa de forma determinante, peinando de cabeza en el primer palo el balón para el argentino e iniciando la jugada del segundo. Muy buenos 68 minutos.

Koke: El capitán se ve más suelto con Herrera a su lado, con un compañero para iniciar las jugadas desde atrás y menos responsabilidad para recibir entre los centrales. Buscó entrar mucho en juego, aunque en la primera mitad al Atlético le costó romper líneas con los pases desde atrás. Con la llegada del primer gol todo fue más cómodo, pudiendo mover el balón con mucha más velocidad y espacios. Se fue sustituido a la hora de partido con 4-0 en el marcador.

Saúl: Inició el partido desplazado a la banda derecha, pero con el paso de los minutos fue buscando cada vez participar más por dentro. Puso una gran asistencia para el tanto de Carrasco, encontrando su desmarque con un preciso envío largo que definió con maestría el belga. Con la sustitución de Koke formó doble pivote con Herrera y acabó cerrando el cinturón de seguridad con Kondogbia y Torreira.

Carrasco: Segundo partido consecutivo marcando, en esta ocasión con una gran maniobra que recordó a la que realizó para superar a Ter Stegen en el partido contra el Barcelona. Controló un buen pase de Saúl regateando de caño a Dmitrovic y regateó bien a Dufur para anotar a portería vacía. Jugó como interior izquierdo, con menos responsabilidades defensivas que cuando juega de carrilero, aunque ayudando constantemente a Lodi. En varias ocasiones, como en su gol, fue la referencia arriba para tirar el desmarque por velocidad. Sumó además otras dos asistencias, para Correa y Llorente.

Llorente: De vuelta al equipo tras cumplir un partido de sanción y otros dos goles en su casillero, y ya son once en Liga (más uno en Champions). Aprovechó un balón suelto en el área tras el centro de Correa para superar con categoría a Dmitrovic y controló con la derecha y remató con la izquierda el pase de Carrasco en el área para hacer el cuarto y el quinto del equipo. En la primera mitad había buscado el tanto con un remate que se marchó por encima de la portería también adelantándose a su marcador, siempre con un punto más de intensidad. Mucha movilidad como delantero, pero apareciendo también en el centro del campo y tirado a banda derecha.

Correa: Simeone ya vaticinó que su trabajo acabaría teniendo el premio del gol y lo hizo por partida doble. El primero aprovechando un balón peinado por Herrera en el primer plano y el segundo con una maniobra maravillosa en el área, recibiendo de Carrasco, girando y rematando rapidísimo para superar a Dmitrovic. Muy activo como falso ‘9’, bajando a recibir e intentando generar peligro en la mediapunta donde el equipo tenía problemas para hacer daño sin Lemar ni João Félix. Se marchó sustituido a la hora de partido a descansar con el trabajo muy bien hecho.

Simeone pudo rotar y dar descansos

Vitolo: Con su entrada en el minuto 60 alcanzó los 100 partidos vistiendo la camiseta rojiblanca. Le señalaron una falta que no parecía cuando se plantaba sólo arriba. Acompañó a Dembélé arriba, pero con mucha libertad de movimientos para bajar a recibir y caer a banda. Las bajas en ataque han reactivado al canario.

Dembélé: Vuelta a los terrenos de juego tras el desvanecimiento sufrido durante un entrenamiento y que le había tenido fuera contra Sevilla y Betis. Tuvo media hora en la punta de ataque. Con el resultado muy a favor, el equipo buscó menos la portería rival, tratando de contemporizar el resultado, pero el francés intentó estirar al equipo y tirar muchos desmarques al espacio que, aunque no le encontraron, permitió al equipo combinar más fácil en el medio.

Kondogbia: Suplió a Herrera en el medio para poner más músculo y fuerza en el doble pivote, formando junto a Torreira. Puso la calma a un partido ya controlado e intentó seguir explotando el filón de Lodi por la banda izquierda.

Torreira: Entró con Kondogbia en el medio, en el caso del uruguayo sustituyendo a Carrasco. Entró mucho en juego buscando combinar fácil y mantener la posesión con el partido muerto por tan amplio marcador.

Felipe: Tuvo los últimos minutos en el lugar de Savic. Buscó el remate a portería a la salida de un córner, aunque su remate se marchó por arriba.