REAL ZARAGOZA

“No podemos relajarnos por haber ganado dos partidos”

JIM explica que les gustaría estar más alejados de la zona de descenso: “Debemos afrontar el partido con la máxima confianza y con ese espíritu de ir a por el Girona”.

Zaragoza
Juan Ignacio Martínez.
ALFONSO REYES

Juan Ignacio Martínez es consciente de que aún no se ha logrado el objetivo de la permanencia y no quiere ningún tipo de relajación frente al Girona a pesar de haber ganado los dos últimos partidos y haber aumentado la ventaja con el descenso hasta los seis puntos. El técnico también advierte de los peligros del conjunto catalán: “Tiene individualidades y constantemente mira a la portería rival. Tiene un muy buen equipo y quiere agarrarse al playof”.

—¿Ha notado algo diferente en los jugadores tras estas dos últimas victorias?

—Es inevitable porque son personas y todos estamos sufriendo mucho, pero espero que no nos relajemos con todo lo que nos estamos jugando. Jugamos en viernes, que la semana se hace más corta, y hoy ya hemos trabajado más conceptos tácticos del Girona. Yo veo al equipo con mucha predisposición, como no puede ser de otra manera.

—Acaba de señalar la importancia de no relajarse en estos momentos. Si el viernes por la noche el descenso está a nueve puntos en lugar de a seis, mucho mejor, ¿verdad?

—Es el deseo de todos. El Girona tiene un muy buen equipo y quiere agarrarse al playoff. Viene de perder un partido un poco raro porque contra el Rayo hicieron un buen encuentro, pero por detalles se les escapó. Es un equipo con individualidades, ofensivo y que constantemente mira la portería rival. No podemos relajarnos de ninguna manera por haber ganado dos partidos. Es verdad que hemos estado muy contentos estos días y ahora tenemos que afrontar el encuentro contra el Girona con otro paso importante, como hemos hecho en los anteriores.

—¿Esos seis puntos de colchón con el descenso pueden aportar al equipo cierta tranquilidad y confianza en su juego?

—Los propios jugadores son conscientes de la situación. Es verdad que hace un par de jornadas no estábamos en tan buena situación, pero quedan ocho partidos y los equipos de abajo estamos sumando muchos puntos. Nos hubiese gustado estar más alejados de la zona baja. Nosotros sólo pensamos en el Girona, sabiendo de la dificultad que tiene el rival, que también necesita los puntos.

—Que prácticamente sea el último tren del Girona para estar en la lucha por el playoff, ¿es una ventaja porque están obligados a asumir más riesgos o un inconveniente por esa necesidad que tienen?

—Que todos los equipos tengan opciones a estas alturas de la temporada dice mucho de la igualdad que hay en la categoría. En la parte de abajo al principio éramos cinco o seis equipos y ahora hay alguno más. En todos los partidos hay algo en juego y en ese aspecto la semana pasada éramos nosotros los que nos jugábamos mucho, aunque el Almería también. Fijaos en el partido que tiene este fin de semana contra el Espanyol. Al final nunca sabes lo que es mejor o peor. Aquí lo que hay que hacer es competir, ser fuerte, ser tú como equipo, en el aspecto mental decirle al rival que tú también estás muy necesitado de puntos y lo tienes que hacer a través del juego.

—¿Qué supone para usted el hecho de haber ampliado el número de efectivos de cara al once inicial?

—Cuando sale a jugar un futbolista que no lo hace habitualmente hay una serie de incógnitas en el aspecto físico y en eso ayudan mucho las victorias. Y a mí como entrenador mucho más porque hay mucha competencia en muchos puestos. Puede jugar cualquier futbolista y eso hace que en este esprint final de la Liga se consideren todos importantes porque ahora tenemos un volumen de jugadores importante para confeccionar el once.

—¿Va a haber cambios en el equipo titular respecto al anterior encuentro?

—En Fuenlabrada es cierto que cambiamos respecto al anterior partido, pero había jugadores que entraban y salían del equipo. Las novedades más importantes fueron Adrián, que no venía jugando, y Tejero. En la jornada siguiente incorporo a otros dos compañeros y ahora tengo la pelota en mi tejado y debo volver a confeccionar un once competitivo. Tenemos que afrontar el partido con la máxima confianza y con ese espíritu de ir a por el Girona.

—¿Ha hablado con Iván Azón estos días? ¿Ha llegado su hora como titular?

—Llevo tiempo hablando con él, incluso cuando ha salido muy pocos minutos. Es que a Iván no le podemos decir nada porque además de ser un chico extraordinario, cada minuto que sale al campo lo da todo al servicio del equipo, sin rechistar. Se lleva todos lo golpes porque es un jugador que no rehúye el contacto. En cuanto a lo de jugar tengo que ser muy cuidadoso porque se lo merece. Al igual que Álex Alegría, que ha salido del equipo y no estaba jugando mal. Es verdad que estaba reñido con el gol y lo que estaba intentando es ser ecuánime con el grupo y buscar otras posibilidades, como ha pasado con Adrián, que incluso metió su gol el otro día. Si no viese yo cositas en Iván… Espero que esté muchos años en el Zaragoza y que meta muchos goles. Y ese clamor que la gente no lo vea como que Juan Ignacio tiene algo en contra del chaval, sino todo lo contrario.

—Francés ha hecho aparte una parte del calentamiento durante estos dos días. ¿Cómo está?

—Sufrió un golpe en el partido y es más precaución que otra cosa. Yo espero que esté de la partida. Su evolución está siendo buena y también hay que entender que hizo un sobreesfuerzo muy grande porque tenía un rival muy complicado y estuvo a un altísimo rendimiento. Tomamos esas precauciones haciendo unos calentamientos más específicos para no dañar esa musculatura.