INGLATERRA

Gravenberch desata la guerra entre Liverpool y Chelsea

El centrocampista del Ajax es objetivo de Klopp y Tuchel y ya saben el precio que tendrán que pagar: 35 millones de euros. United, Juve y Barça se interesaron en el pasado.

Ryan Gravenberch, con el Ajax.
Soccrates Images Getty Images

Las horas de Wijnaldum con la elástica roja del Liverpool tienen fecha de caducidad. El 30 de junio acaba contrato y el acuerdo parece quimérico en estos momentos. Klopp le sigue considerando indispensable, pero el futuro del centrocampista de 30 años está cerca de Barcelona. Por ello, el conjunto red se prepara para encontrar su sustituto. Si días atrás aparecía Teun Koopmeiners, ahora es el nombre de Ryan Gravenberch el que cobra fuerza.

  • Centrocampista
  • Países Bajos

A sus 18 años, Gravenberch se ha convertido en pieza fundamental en los esquemas de Erik ten Haag en el Ajax. Comparado por su forma de jugar y su físico (mide 1.90m) con Paul Pogba, La Gazzetta dello Sport le coloca en el radar de los actuales campeones de la Premier League, además de ponerle precio: 35 millones de euros. A pesar de su edad, el mediocampista ya ha sido tres veces internacional absoluto con los Países Bajos y esta temporada ha sido la de su asentamiento en la élite.

Tuchel también tiene algo que decir

Pero no será una batalla sencilla, puesto que el diario italiano desliza otro nombre: el Chelsea también está interesado. Los Blues, con Tuchel a la cabeza, no pierden de vista a uno de los proyectos más brillantes de Europa y el potencial económico que les sustenta, además de un proyecto deportivo ilusionante, aparecen como un rival temible para Klopp a la hora de sacar a Ryan de Ámsterdam.

El jugador está representado por Mino Raiola, experto en extraer el jugo a las operaciones, por lo que será interesante ver cómo termina esta guerra. Y es que, en el pasado, Juventus, Barça y United ya llamaron a su puerta. Mucho nombre altisonante en la batalla por un centrocampista cada día más desembrutecido. Gravenberch es incansable y este año ya acumula 3.146 minutos (37 partidos). Un pulmón que tanto Klopp como Tuchel esperan dirigir el curso próximo.