CUARTOS (IDA) | REAL MADRID-LIVERPOOL

¿Por qué el Real Madrid - Liverpool se juegó en Valdebebas y el Atlético - Chelsea se jugó en Rumanía?

Las restricciones de viaje impuestas por los países para contener la pandemia han trasladado de escenario varios partidos de Champions esta temporada.

El Estadio Alfredo di Stéfano, campo donde juega el Real Madrid sus partidos a puerta cerrada durante la pandemia, antes de un encuentro de Champions.
Gonzalo Arroyo Moreno Getty Images

El Alfredo Di Stéfano acoge esta noche su quinto partido de Champions. Nada más y nada menos que un Real Madrid-Liverpool, una reunión de 19 Copas de Europa en los cuartos de final de la máxima competición continental. Sin embargo, el encuentro estuvo cerca de jugarse lejos, muy lejos, de Valdebebas. Por medidas anti-COVID, España mantuvo hasta el pasado 30 de marzo un veto a la entrada de viajeros procedentes del Reino Unido. Una restricción que impidió que varios equipos españoles pudieran disputar en sus estadios compromisos de anteriores rondas no solo de la Champions, sino de la Europa League y también de la Champions femenina. Finalmente, el Consejo de Ministros decidió en su reunión del 23 de marzo que no prorrogaría el veto. Por eso, el Real Madrid-Liverpool, y también el Granada-Manchester United del jueves en los cuartos de la Europa League, pueden disputarse en España.

Esas restricciones, en cambio, impidieron que el Atlético de Madrid disputara en el Wanda Metropolitano el partido de ida de octavos de final de la Champions League contra el Chelsea. Un encuentro que los rojiblancos disputaron en Bucarest (Rumanía). Colchoneras y londinenses también se vieron las caras en la Champions femenina. Su duelo de vuelta de octavos se trasladó a Monza (Italia).

El otro equipo español que se vio afectado por esas restricciones fue la Real Sociedad, en su duelo de la ida de dieciseisavos de final de la Europa League contra el Manchester United. Los txuri-urdin eligieron el Allianz Stadium de Turín para su compromiso frente a los red devils.

Los vetos que los diferentes países han impuesto a la entrada de ciudadanos británicos o a los viajes al Reino Unido de sus propios nacionales han motivado varios cambios de escenario esta temporada en las competiciones europeas de clubes y de selecciones. En lo que respecta estrictamente a la Champions, los dos partidos de las eliminatorias de octavos Leipzig-Liverpool y Borussia Mönchengladbach-Manchester City se disputaron en Budapest (Hungría). En estos cuartos de final, los dos partidos de la eliminatoria entre Oporto y Chelsea se disputarán en el Estadio Sánchez Pizjuán de Sevilla.