LLEIDA - HÉRCULES

Reacción o hundimiento en Lleida

El Hércules, tocado y en plena crisis, busca un triunfo para seguir creyendo en sus opciones de entrar en la Primera RFEF. Pastorini debuta en la lista.

Reacción o hundimiento en Lleida
FITO GONZALEZ DIARIO AS

El Hércules encadena casi 15 días sin competir. Desde la derrota en La Nucía, ha pasado de todo en el Rico Pérez. Carmelo del Pozo buscó la reacción en su vestuario y dio un toque de atención de los importantes, tocando la fibra emocional, la disciplinaria y hasta la económica. Reacción o hundimiento dijo el director deportivo del Hércules antes de arrancar la segunda fase. El segoviano quemó una de las últimas balas, apelando a su discurso, a un psicólogo y hasta metió un nuevo integrante en el vestuario: Rodrigo Pastorini.

El Hércules busca un triunfo para iniciar una especie de milagro. Manolo Díaz, de lo poco que no se ha tambaleado en Alicante en las últimas fechas, sabe que necesita una victoria para que su equipo vuelva a creer en la Primera RFEF. La misión es difícil porque, al margen de las secuelas psicóligicas que arrastra el equipo, el Hércules necesita remontar cinco puntos en ocho partidos, aunque cuenta con dos duelos menos. El reto empieza en Lleida (12:00 horas).

En el Camp d'Esports el conjunto blanquiazul quiere dar el primer paso hacia la recuperación después de tres derrotas consecutivas. Manolo Díaz dio ayer pistas de quién está en el barco y por la labor y quién no. El madrileño dejó a Jesús Alfaro en Alicante, primer señalado públicamente de esta crisis. El Hércules viajó a Lleida sin Buenacasa, lesionado en el último momento por un problema en el tobillo, y sin Erice ni Moisés, todavía con molestias. Falcón, Javi Pérez y Raúl Ruiz vuelven al equipo. También se estrena en la lista Rodrigo Pastorini, el delantero con ilusiones renovadas al que se ha aferrado Del Pozo para que el vestuario se enchufe. El once es una incógnita. Tras el sainete en La Nucía, puede pasar de todo.

El Lleida tampoco está para fiestas. El conjunto catalán también está medio deprimido. No entra con buena cara a esta segunda parte del campeonato. Le pesa no estar en la pelea por el ascenso a Segunda, como al Hércules. La gran amenaza del Lleida es el alicantino Raúl González, autor de ocho goles y uno de los máximos realizadores del grupo. En Lleida toca reacción o hundimiento.