HÉRCULES

Raúl: "El Hércules es apetecible, pero no hay que volverse loco"

El máximo goleador del Lleida es alicantino. El delantero pudo volver a casa en enero del año pasado, aunque ahora sabe que el "Hércules está débil y pueden hacerle daño".

0
Raúl: "El Hércules es apetecible, pero no hay que volverse loco"
LLEIDA ESPORTIU

Raúl González (Alicante, 1992) es el máximo goleador del Lleida, el rival del Hércules este domingo. El atacante lleva ocho dianas y será la gran amenaza blanquiazul. En enero del año pasado, pudo volver a casa. Debutó con el Hércules hace nueve años y tuvo que hacerse un nombre fuera del Rico Pérez. Ahora es uno de los delanteros más en forma de Segunda B. Atienda a AS y se sincera sobre su posible vuelta a Alicante en un futuro. Le gustaría, pero no sé volverá loco. De momento, tiene entre ceja y ceja a su ex equipo para intentar aumentar esos ocho goles que lleva.

Vaya partido para empezar...

Será complicado y disputado. Esta segunda fase es como un playoff. Los dos equipos somos bastante buenos y se decidirá por detalles. Pero creo que será así en todos los partidos de este nuevo grupo.

Pero el Lleida también estaba diseñado para pelear por el ascenso...

Está claro que somos dos equipos que estábamos llamados a estar entre los tres primeros, pero no ha podido ser. Se nos han escapado puntos cuando los teníamos en la mano por culpa de errores nuestros.

¿Cómo ha visto desde fuera la dinámica del Hércules?

Iba muy bien, estaba muy enchufado y se pasó casi toda la temporada entre los tres primeros. No sé qué ha podido pasar ahí dentro para que se descolgasen de la cabeza.

Usted conoce bien a los rivales del Hércules. ¿Qué equipos ve más fuertes?

Nunca había jugado en un grupo así, tan complicado. Todos los equipos podían ganar a cualquiera. El Cornellà es muy competitivo en su casa, como el Llagostera. El Badalona, de Manolo González, es muy férreo y cuesta mucho marcarle un gol. Cualquier equipo va a estar ahí.

Por lo que dice el Hércules lo va a pasar mal...

Estoy seguro porque cualquier equipo sufre en Llagostera o Cornellà. Es un fútbol totalmente diferente. Creo que ahora todos lo vamos a pasar mal, aunque es cierto que los equipos valencianos pueden sufrir más cuando jueguen fuera. El Hércules también lo va a pasar mal en Lleida porque nosotros somos fuertes, sobre todo en casa. Insisto en que me ha parecido que este año ha habido una igualdad tremenda. Ha sido complicado porque nos hemos jugado mucho en muy pocos partidos y ha costado mucho ganar.

Ustedes cuentan con dos partidos más. ¿Qué le parece la clasificación?

Mi opinión es que la presión la pueden tener los equipos que todavía no han jugado. Si el Hércules quiere estar arriba tendrá que ganar o rascar algo en los dos partidos que le faltan.

¿Qué le ha pasado al Lleida?

Nos llevamos un golpe duro el año pasado porque a falta de diez jornadas, cuando estábamos a tres puntos del playoff, nos cortaron todo de raíz por la pandemia. Pensamos que la Federación pudo hacer algo más y yo lo vi un poco injusto. Luego, este año la liga es muy corta y ha cambiado el formato. Ahora mismo, en condiciones normales, deberíamos de llevar la mitad de la temporada y justo ahora los equipos están creciendo después de un periodo de formación. Nosotros, al menos, vamos estando mejor en cada partido.

Su año está siendo bueno. Lleva ocho goles y le está disputando el pichichi a Carlos Martínez....

A nivel personal me están saliendo las cosas. Estoy contento por ayudar al equipo y lo importante es ganar. Estoy con confianza y ganas. Es verdad que luego está el animal de Carlos Martínez, uno de los delanteros más potentes de la categoría.

¿Qué destacaría del Hércules?

Es un gran club, con mucho peso. Te puede ganar el partido en cualquier fase, pero sabemos que está débil y podemos hacerle daño.

No le sorprende que lleve siete años en Segunda B....

Soy alicantino y llevo muchos años jugando en este grupo. Sabemos como es la Segunda B. Por mucho dinero que te gastes, si no formas un grupo unido y va todo el mundo al mismo son, es muy complicado. Se necesita mucha fuerza y muchas piernas. No te vale sólo con el nombre y la calidad. El Hércules siempre hace proyectos muy potentes, pero en este grupo puede pasar cualquier cosa.

¿Qué recuerdos tiene de su debut con el Hércules?

Muy bonitos porque puede estar mucho tiempo con el primer equipo y es uno de los recuerdos más especiales que tengo como profesional. Fue un año duro, en el que nos salvamos al final. Se pasó mal, pero tengo buen recuerdo.

La temporada pasada, en enero, le quiso el Hércules...

Es cierto que hubo interés, pero eso lo llevaron los clubes. Me mantuve al margen. No pudo hacerse y me quedé muy contento en el Lleida.

Tiene 29 años y está en plena madurez. ¿Le gustaría volver al Hércules?

Mi reto es superarme año tras año. Me gusta mejorar los registros anteriores. Ahora tengo 29 años, me siento más maduro porque he podido interiorizar mis puntos fuertes. Me voy encontrando cada vez mejor. El tema de volver al Hércules no depende de mí. Uno no sabe dónde puede acabar, pero está claro que el Hércules es muy apeticible para todos los jugadores alicantinos. Pero no hay que volverse loco porque si no se puede jugar en el Hércules será en otro sitio. Nunca se sabe lo que puede deparar el futuro.