FÚTBOL FEMENINO

Un muro llamado María Valenzuela en el Levante

La portera está siendo decisiva para el conjunto granota, que afronta hoy (14:00) ante el Logroño un duelo vital para seguir mirando a la Champions.

0
María López Valenzuela, jugadora del Levante.
Levante UD

13 años después, el Levante está cada vez más cerca de regresar a la Champions Femenina. El conjunto de María Pry es segundo en la clasificación de la Primera Iberdrola, con seis puntos de ventaja con respecto al Madrid CFF, que es el primer equipo fuera de la zona europea. Las valencianas sueñan con volver a competir a nivel continental y lo hacen impulsadas por un gran nivel del equipo en todas sus demarcaciones. Desde la delantera, donde Esther es pichichi en Liga con 20 goles, hasta la portería, en la que María Valenzuela ha levantado un gran muro en esta temporada.

A sus 18 años, la portera nacida en Churriana de la Vega está firmando una sensacional temporada con el Levante. Un rendimiento que le ha llevado a entrar en los planes de Jorge Vilda en la Selección española femenina, con la que fue convocada en la pasada fecha FIFA. Pese a no debutar con La Roja, Valenzuela cuenta con una gran proyección al haber pasado por las categorías inferiores y ser representante de la generación de oro que conquistó el Mundial Sub-17 de 2018 en Uruguay.

Valenzuela afronta hoy (14:00) con el Levante la primera de las once finales que le restan para alcanzar el sueño continental. Hay seis citas en Buñol y para empezar este ciclo de local, las granotas se las verán contra el EDF Logroño, la reedición de la semifinal de la Supercopa de España en Almería y el rival del debut de María Valenzuela en la Primera Iberdrola. Aquel 1-2 del 3 de octubre de 2020 en Las Gaunas fue su estreno en la competición y Pry decidió darle el rol de titular desde el principio a una arquera jovencísima que llegaba desde el Granada, con la vitola de haber sido protagonistas en la Reto Iberdrola acariciando el ascenso.

Valenzuela ha ganado la pugna por la titularidad a Andreea Paraluta

Ahora, su titularidad es incuestionable ante una Andreea Paraluta que sólo ha jugado cinco encuentros ligueros y la Supercopa (la semifinal ante el Logroño y la final contra el Atlético). Los números de María son espectaculares en los 18 partidos que ha participado: 15 victorias, 2 empates y solamente una derrota (el 0-3 del Barcelona en Buñol). Además, ha encajado sólo 18 goles encajados y ha conseguido cerrar siete partidos con su portería a cero.

Su seguridad entre palos pese a su inexperiencia en la élite está siendo una de las claves del éxito. María ha tenido un crecimiento meteórico en el fútbol femenino, en el que inició su andadura en este deporte a los 13 años, cuando estando en el Infantil del CD Churriana de la Vega recibió la primera convocatoria con las inferiores de la selección para un Torneo de Desarrollo de Portugal. En aquella ocasión, una lesión muscular le obligó a esperar a una nueva oportunidad en Inglaterra.

Debut en las categorías inferiores de la Selección con 14 años

Su debut fue con 14 años en Birmingham, en un Torneo UEFA Femenino de Jóvenes Promesas en el que jugó todos los partidos, ganando la final a Finlandia (1-0). Ella recuerda que esa primera vez le pilló comiendo lentejas, curiosamente igual que con la citación con la Sub-17 para preparar el Mundial de Uruguay. En tierras charrúas, y ya en la disciplina del Granada, era la más joven (16 años) de las tres guardametas convocadas en la lista de 22 junto a Cata Coll y Paula Suárez y vivió la cita desde el banquillo.

En ese Mundial, la ahora granota jugó un amistoso previo contra la propia selección de México. Con la Sub-17 también fue semifinalista continental en la edición de 2019 en Bulgaria tras quedarse a las puertas de la final al caer frente a los Países Bajos y siendo titular en los cuatro partidos. En agosto de ese mismo año consiguió el guante de oro como mejor portera del COTIF (Torneo Internacional Sub-20 en L'Alcúdia) que se adjudicó la Sub-19.

María Valenzuela es el orgullo de su tierra

Antes de la reciente llamada de la Absoluta a sus 18 años, de la que se enteró por una llamada de su compañera Irene Guerrero mientras estaba dando una vuelta por el bosque y de la emoción del momento hasta se perdió, ya había aparecido en los planes de la Sub-20. Nacida en Churriana de la Vega, la historia de Valenzuela ha estado muy ligada al equipo de su pueblo, donde conquistó varios campeonatos provinciales, hasta que se convirtió en una de las guardametas del primer equipo del Granada CF y siguió con una proyección imparable.

El Mundial Sub-17 en Uruguay llevó consigo muchas menciones especiales como la obtención de la medalla de oro de Andalucía, la de la Federación Granadina de Fútbol por ser la primera de la historia del fútbol granadino en ganar un Mundial y fue elegida mejor deportista en su localidad natal. En El Frascuelo, el estadio Municipal de Churriana de la Vega, lucen dos fotografías suyas: una con la Copa del Mundo y otra jugando con la española. Estas imágenes muestran el inicio exitoso de una portera cuya proyección es enorme en el fútbol español.