DEPORTIVO

Bóveda: “Lo más duro de jugar en Barreiro es para la afición”

Bóveda recuerda la derrota con el Celta B de Riazor: “Si a alguno le vale esa rabia extra, bienvenida sea” y pide “horario unificado en la última jornada”.

0
Eneko Bóveda, durante un entrenamiento del Deportivo.
Jesus Sancho (Sanchofoto) Diario as

Ganar al Pontevedra: “Bueno, es un mini mini mini alivio. Gran alegría, grandísima, pero como alivio como tal, mirando a los objetivos, poco. Lo único, soy de los que pienso que hay más opciones de ganar después de ganar y que las semanas todos preferimos empezarlas después de haber ganado y que hayan salido las cosas. Con muchas ganas de consolidar ciertas cosas que se hicieron bien y se van buscando. Pero alivios pocos”.

El Celta B y Barreiro: “También he jugado en Barreiro ya, eh... en otra época y circunstancias. Lo más duro es para los aficionados. Tienen sus piques, entorno en el que te relacionas con aficionados del Celta, y gustaría que ese pique, que gustaría que fuese lo más sano posible, que sea de igual a igual. Es lo que toca, no estamos para elegir partidos. Lo psicológico, lo emocional deben quedar en segundo plano. Hemos tenido tiempo de sobra para ser conscientes de que somos jugadores de la liga que somos, ese equipo ha sido mejor que nosotros y si alguien debe respetar a ese equipo como jugadores somos nosotros. Con la máxima humildad y a imponernos”.

Derrota en Riazor: “Eran circunstancias diferentes. La opción de perder un partido no estaba siquiera contemplada. Y menos contra el Celta B... Salió mucho en medios incluso nacionales, ese drama que tanto vende... y nos acabó haciendo bastante daño. Curiosamente en un partido en el que la primera parte fue absolutamente nuestra y de lo mejorcito que hemos hecho en todo el año. Si a alguno le vale esa rabia extra, esa venganza de devolver el golpe, bienvenido sea. Todos los análisis que se salgan del fútbol... nos queda lo que nos queda. Se trata de hacer lo que esté en nuestras manos para ganar nuestros partidos”.

Moral: “Si algo ha demostrado la liga es que esto no es quitar el corcho a la botella y que de repente empiece a salir todo como queremos. Será otra guerra, será dificultad absoluta para ganar el partido... pero también sabemos que tenemos nuestras opciones. Sabemos que hubo sueños, expectativas, que las sigue habiendo, pero todo eso nos aleja de la realidad: que es lo que nos cuesta sacar los partidos adelante. Medirnos a rivales que son lo que son, que están por delante y debería ser relativamente sencillo respetarlos”.

Clasificación: “Lo que no ayuda es pensar mucho en el partido anterior. En el sentido de que hemos repetido aquello de que esto puede servir para desbloquear, ahora sí que sí... como si sacar un partido ya nos diera un punto antes de empezar el sugiente. El tiempo ha demostrado que todos los partidos nos ha costado. Todos. Los que perdimos los perdimos por poco y los que ganamos los ganamos por poco. Pero el hecho de que cueste no nos descarta para ganar. La humildad en su justa medida, analizarse con objetividad y decir: estamos en este punto. Y con esto que tenemos, y con las mejores que todos queremos hacer, iremos a por el siguiente partido y punto. Celta B y tratarlo como lo que es, un partido de nuestra liga, un rival como nosotros, hasta ahora un poco mejor. Y después el siguiente. pero sin esperar un toque divino en el que los resultados y el juego va a caer del cielo. Y también sin agachar la cabeza, porque las cosas han salido mejor o peor, pero de momento no se ha muerto nada, por así decirlo”.

Fuera de casa: “Para empezar hay que saber que esto cuesta y ese es el primer aprendizaje. Es difícil ganar. Y luego, hay aspectos que jugadores individualmente y colectivamente no hayamos sido capaces de dar el nivel que hay que dar para ganar los partidos. No hemos sabido llevar a cabo el plan de juego. Y la experiencia tiene que servir para no repetir aquellos errores que son evitables. Pulir todo lo que podamos pulir y después saber que esto es difícil”.

Lío Racing de Ferrol: “En nuestro caso es una especie de deja vu con lo del año pasado... no vamos a decir lo contrario de lo que decíamos hasta ayer. Son situaciones difíciles de gestionar, eso hay que aceptarlo. Nos gustaría que por lo menos la última jornada fuera unificada. Se sabe que en esa última jornada, porque sea unificada o no habrá perdedores, pero no me gustaría que ningún equipo, y menos nosotros, se quedase con esa sensación de que no jugar todos a la vez nos vuelva a perjudicar. Espero y deseo que se haga el esfuerzo para encajar las piezas para jugar esa última jornada unificada. Ahora mismo queda lejos, no tengo la cabeza ahí, pero viendo de dónde venimos, pediríamos eso”.

Nuevo presidente: “Ellos creo que ahora mismo nos quieren dejar trabajar. No se quieren entrometer en el día a día. Para que la pelota entre o no entre, los que tenemos que chutar somos nosotros y los que nos ayudan son los técnicos. En el día a día están un poco al margen de lo que es la vida del equipo. Sin embargo, a uno le llegan los mensajes que se van dando y en una situación especialmente delicada como la semana pasada probablemente la situación clasificatoria y visualización de futuro. Uno de los momentos donde más se puede dudar, ellos dieron mensajes contundentes, positivos y tranquilizadores y cualquier trabajador le gusta escuchar esto. Es algo de agradecer”.